Ana LA. en Canadá – Capítulo 13 – Mi host sister en Canadá

CANADÁ ME HA REGALADO A UNA “HOST SISTER”

No importa cuán rico/a seas. No hay cantidad de dinero que pueda compensar el mayor regalo que vas a encontrar aquí, tu “host sister/brother”. Te lo digo yo, lectorcit@ mí@, que ahora estoy endeudada con Canadá. Te saludo desde Nueva Escocia. Son las 21:12 de un gélido día de invierno, y sí, es una introducción bien extraña para el capítulo de hoy. Pero es que ya he saludado de otras tantas formas muy extravagantes, que no quiero aburrirte, sonando siempre igual. Aunque tampoco me voy a engañar. Si yo escribiera, pensando en no aburrirte, no escribiría semejantes testamentos en cada ocasión jajajaja. Si es que yo, en realidad me compadezco de ti. Pero te pido, que hagamos otra excepción en el día de hoy, una vez más.

Ya que, antes de hablar de Lihn, toca otra aclaración.

(Discúlpame. Sí, tú. Lector/a que ya has leído lo que viene a continuación diez veces, por lo menos.) Pues mira, en caso de que estés a punto de embarcarte en un año académico, y quieras ver lo que opinamos los que ya lo hemos vivido, para saber si merece la pena o no… te ahorro mucha indecisión. La respuesta es sí. Te doy mi palabra y mi experiencia desde este blog. Bueno, es difícil que te fíes de mí, si ni siquiera me he presentado.

¡Encantada! Me llamo Ana L.A. Soy una chica canaria. Y actualmente, me encuentro estudiando en Canadá. (Recomendadísima opción, en caso de que estés pensando a qué destino ir).

PERDÓN. Ahora sí, directitos al tema. La cuestión es la siguiente. Muchos de los estudiantes internacionales, nos quedamos en casas de familias de acogida canadienses, con otros estudiantes de otras partes del mundo. Yo diría que la gran mayoría estamos así. En mi caso, convivo con una chica de mi edad, de Hanói, Vietnam. Es muy linda, y se llama Lihn. Básicamente, voy a decirte, que ella es una de las partes más importantes de mi experiencia, y además mi persona favorita, de las que Canadá ha metido en mi vida.

Europa y Asia están aprendiendo mutuamente de sus choques culturales, en América. Y de verdad, con esta niña, no he hecho nada más que reír y aprender.

Estoy muy agradecida. Creo que todos los estudiantes que vivimos con un “host sibling”, quedamos fuertemente unidos a ellos. Vas a encontrar una persona, que va a estar afrontando las mismas cosas que tú. Seguro que lo van a vivir de forma diferente. Pero es que, ni siquiera lo vivirías igual comparándote a otro español, a otro canario (en mi afortunado caso), ni tan sólo a tu mismo hermano de sangre. Así que, contar con alguien que va a involucrarse en las mismas rutinas, mismas actividades de fin de semana, misma casa, y mismas comidas, es lo mejor para que no te sientas solo/a.

Me he dado cuenta, que yo no sabía NADA DE NADA, acerca de Asia, y mucho menos, de Vietnam en particular. Me encanta la idea de que me haya abierto la mente tanto, y los ojos. Cada día, descubro cómo vive gente de clase media, en la otra parte del mundo. Es maravillosa la casualidad, de haber coincidido con Lihn aquí. Porque te aseguro, que si a ti te toca vivir lo mismo, y tienes la suerte de que te pongan con algún otro internacional, vas a llevarte a un amigo para toda la vida.

Yo soy una persona muuuuuy feliz. Y no caben en estos renglones todas las veces que me he reído con esta niña. Sé a ciencia cierta, y esto tómatelo como consejo lectorcit@, que la nostalgia disminuye significativamente cuando empiezas a reír. Y Dios, yo me río mucho con esta niña. Llorando de la risa, dejarás de llorar por “homesickness”. ¡Y qué cosa más sana!

No todos los días vas a tener un planazo de película. No todos los días vas de excursiones. Ni todos los días vas a ir al cine. Ni siquiera todos los días vas a salir a dar un paseo. Pero haz de tu día a día, algo especial, y compártelo con alguien con el que ya lo estás compartiendo prácticamente todo. Nosotras somos las más felices, cuando llegamos del colegio, no hay nadie en la casa, ponemos la música altísima y cocinamos juntas. O nos enseñamos fotos de nuestras vidas en nuestros países de procedencia. O vemos series juntas. O haces una guerra de bolas de nieve. Lo que sea.

Yo es que la molesto mucho, y hasta haciéndole cosquillas, o siendo muy pesada en el coche, nos morimos de la risa. Piensa que cualquier oportunidad es buena.

¡Ojito! Al igual que con cualquier ser de la tierra, a veces la convivencia se complica. Pero pongan ustedes de su parte para compenetrar, y todo irá como la seda. Las lavadoras, los turnos de la ducha, el último yogur… jajajajaja en mi caso, todas las posibles situaciones que podrían haber causado discusiones han salido redondas. Y desde aquí te digo: olé. Porque si tú vas con una mentalidad comprensiva y solidaria, al final, terminarán cediendo los dos en ciertas cosas, para la comodidad de todo el mundo. Si eso, sólo quiero matarla cuando se pone a cantar a medianoche a todo pulmón, pero de resto, no puedo estar más contenta.

Sé que voy a echarla mucho de menos. Ahora sólo me hace falta convencer a mi familia para irnos de vacaciones a Vietnam. Pues nada, te he escrito de ella, porque realmente es un factor inmenso en mi paso por Canadá. Mis mejores palabras, para terminar, van a ser: deja tus prejuicios atrás en España. Yo no puedo haberme equivocado más en cuento a lo que pensaba que sería Lihn.

Gracias por leerme una vez más. POR FIN te escribo un capítulo en el que sí tengo material multimedia de sobra. Un abrazo de esta loca. Y nos vemos en nada.

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Sofía C en Canadá – Capítulo 6 – Un mes difícil

    CAPITULO 6El capítulo anterior os narraba como habían sido mis vacaciones, los...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 8 – Marzo, mes de cambios

    Marzo de cambiosCreo que de todos los meses, este ha sido el más loco e...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 7 – Febrero, mes de brasero

    Febrero, mes de brasero.Nunca pensé que podría enamorarme tanto de un deporte, de un...

Sofía C en Canadá – Capítulo 5 – Emociones

    CAPITULO 5 Tantos contrastes, tantos sentimientos y emociones… me he dado tiempo, lo...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 6 – Enero, un mes pasajero

    Enero, un mes pasajero.Nada es perfecto. Pero eso no es nada malo; a veces la vida...