Empezamos el primer día con energía y ya desde bien temprano ya que por ser el primer día teníamos que estar media hora antes en Churchill House (nuestra escuela) para conocer a nuestros activity leaders y que nos llevaran a dar nuestras primeras clases.

Las clases se dividen en 2 turnos, de 9 a 10:30 con un break de 15 minutos y de 10:45 a 12:15. Una vez que se termina el periodo lectivo llega la hora de comer, y como ya sabeis en Inglaterra comen tan temprano que para nosotros es casi in desayuno jajaja. En cuanto los alumnos salen de clase nos dirigimos inmediatamente a la cantina para reponer fuerzas y afrontar la hora de clase que queda después de comer antes de irnos a la actividad correspondiente.

Lógicamente y siendo el primer día, la actividad iba a ser por el centro de Ramsgate en la que los alumnos deberían  completar un “quizz” con una serie de fotos o respuestas. Después de la actividad tendrían tiempo libre para ir a comprar al Poundland, la perdición de todo estudiante.

Una vez que se termina la actividad cada alumno se dirige a sus respectivos hogares para cenar y descansar un rato antes de volver a Churchill para la actividad nocturna que suele ser una fiesta de algún tipo, en este caso “neon party” en la que los chicos y chicas no solo se lo pasaron en grande sino que pusieron la música que les apetecía y bailaron y todo coreografías que ya tenían aprendidas.