Hi there!

Ayer tuvimos nuestro primer día completo en Canterbury y vaya día! Hicimos de todo. Lo primero, tomamos nuestro breakfast a las 7:45, temprano para que nos diese tiempo a ver bien la residencia antes de empezar las clases. Así que después de desayunar, conocimos a Patti, otra monitora muy maja que nos llevó de tour por la residencia.

Hay que decir que la Chaucher College es enorme y tiene de todo! 😀 Patti nos enseñó las salas para jugar, que hay dos: una con sofás, juegos de mesa, como el jenga y consolas (xbox, Wii, PlayStation… Una pasada!) y otra con mesas de ping-pong, billar y hasta futbolín. Volvimos a pasar por la salón donde se hacen muchas actividades, el comedor, algunos baños extra (que no vienen mal…), la recepción, las aulas donde tendrían las clases, los jardines… La residencia tiene muchísimo césped y mesas para jugar y correr tranquilamente cuando hace buen tiempo. También hay cancha de fútbol y de baloncesto. Vamos, que es imposible aburrirse en cualquier tiempo libre.

Después hicieron un test de nivel para poder dividirlos en las clases adecuadas. Era una prueba de 60 preguntas que respondieron en 30 minutos, algunas sacaron muuuy buenas notas! Y ya teniendo en cuenta estos resultados se dividieron en dos clases. Unos irían con Keith y otros con Sue.

Al terminar las clases, a las 12:30, hicimos nuestro lunch en el comedor. Justo después, con algo de tiempo para lavarse los dientes y organizarse, nos fuimos directamente a conocer Canterbury de la mano de nuestros profes nuevos.

Nos enseñaron la famosa catedral, el Marlon Theatre y las principales calles de la ciudad. Nos hablaron del arzobisto de Canterbury, de qué hacían con las personas acusadas de brujería bajo el puente en High Street. Vimos la escultura de Geoffrey Chaucer, que por cierto da nombre a nuestra residencia, y nos explicaron su relevancia en la historia de Inglaterra. Además de ser el autor de los famosos “Cuentos de Canterbury”, es considerado uno de los poetas ingleses más importantes y el impulsor que la literatura en Inglaterra se hiciese también en inglés (en la Edad Media predominaba en latín).

Y después de la visita guiada tuvieron algo de tiempo libre por Canterbury para hacer compras y explorar la ciudad. La verdad es que pese a llamarse ciudad (por tener una catedral) es bastante pequeña y segura para que los niños puedan dar un vuelta, siempre en grupos. Las más pequeñas pegadas a profes y monitores, eso sí: decidían ellas la ruta! 🙂

Al acabar esta primera visita a la ciudad ya volvimos a la residencia y después de un poco de tiempo libre por aquí fuimos a cenar. Y llegó a continuación la última actividad del día: Quiz night! Además, esta la hicimos por grupos junto con los estudiantes italianos, que comparten instalaciones con nosotros esta semana. Se trataba de un concurso de preguntas que tenían que responder por grupos, los ganadores se llevarían unas chocolatinas de premio. Jugamos españoles e italianos mezclados (siendo nuestros niños mucho más numerosos) y salió muy bien porque practicaron su inglés y, como estos chicos eran un poco más mayores, les ayudaron a responder muchas preguntas. ¡Enhorabuena a los ganadores!

Y así acabó el día. Completo, ¿no? 😀 ¡Hoy más y mejor!

¡Hasta mañana! 😉