Day 1: Asentándonos en Dublín

¡Hola a todos!

Puesto que el día de ayer se consumió entre autobuses, facturaciones, vuelos y maletas, ¡hoy toca ración doble de nuestro blog! Os contaré la experiencia que hemos tenido desde el aeropuerto de Madrid-Barajas hasta esta misma tarde-noche, incluyendo un esperado viaje en avión y un primer día que nos ha servido de toma de contacto con la cuidad.

En primer lugar, los chicos y chicas de Carreño-Miranda llegaron a la terminal del aeropuerto con mucho tiempo de antelación, por lo cual pudimos facturar maletas con calma. María y Nuria, sus dos profesoras, estuvieron siempre atentas y muy dispuestas a colaborar con el equipo de LK; la experiencia es un grado, desde luego… Tras unos momentos de espera y tras sacar las primeras fotos, embarcamos en el avión que nos llevaría a nuestro destino: Baile Átha Cliath en irlandés, Dublín en español 😀

Tras algo más de dos horas de vuelo, ¡lo habíamos logrado! Estábamos en tierras irlandesas; tan solo quedaba recoger nuestras maletas y encontrarnos con Faye, nuestro contacto de Atlas Language School. Poco después de verla en nuestra puerta de llegadas, ya estábamos a bordo de un autobús privado que nos llevó al punto de encuentro con nuestras host families. Todas estas familias de acogida estaban presentes y dispuestas a llevar a los chicos y chicas a las que serán sus casas durante los próximos 7 días. Tan solo quedaba asegurarse de que había un canal de comunicación entre todos, para lo cual usamos un grupo de Whatsapp con el que estamos en contacto permanente los unos con los otros.

Esta mañana, todos los estudiantes pudieron coger el autobús para llegar al edificio de Atlas, nuestro punto de encuentro habitual. Esto fue posible debido a la colaboración de nuestras familias de acogida, que informaron a todos acerca de líneas de bus, horarios, localización de las paradas, etc. Por supuesto, los estudiantes tienen su propia tarjeta de transporte público con saldo incorporado. ¡Nadie nos va a parar en nuestro empeño de conocer esta ciudad!

Muy puntuales, los estudiantes llegaron al punto de encuentro a las 9.00, hora previamente establecida. Una vez allí, comenzarían las clases del día, primeras de su estancia. Divididos en dos grupos, las chicas y chicos han podido conocer aspectos de la cultura y la vida en Irlanda mientras practicaban su inglés, especialmente en la vertiente oral.

Con un breve descanso por el medio, las clases continuaron hasta las 13.00. Los alumnos disfrutaron de la comida preparada por sus familias de acogida, y a las 14.00 ya se encontraban a la entrada del edificio de Atlas, donde Liam (un nuevo monitor de la escuela irlandesa) nos llevó al centro de la ciudad. Allí, los alumnos disfrutaron de una caza del tesoro en el parque de St. Stephen’s Green, así como un tour guiado por Grafton Street. Esta es una de las calles más famosas y turísticas de la ciudad, en cuyos aledaños de encuentran sitios tan destacados como la estatua de Molly Malone o la prestigiosa Trinity College, de la cual hablaremos más otro día…

Tras un breve descanso en O’Donogue’s, un pub típico en el que los alumnos disfrutaron de un refresco y en el cual conocimos al equipo ganador de la caza del tesoro, era hora de tener un poco de tiempo libre antes de empezar la actividad extra que tenía lugar esta tarde: Céilí o baile irlandés, en la que los chicos han podido ponerse en contacto con parte de la cultura irlandesa de primera mano. Al principio se les notaba algo tímidos, pero enseguida les ha ganado el entusiasmo, han ido perdiendo la vergüenza y hemos acabado por pasar un buen rato 🙂

Llegado este momento, ¡era hora de emprender el camino de vuelta a casa! Como hay un primer día para todo, algunos alumnos recordarán el camino a su casa mucho mejor tras contar con mi ayuda directa en el día de hoy. ¡Seguro que a partir de mañana lo pueden realizar con los ojos cerrados!

Ahora es momento de descansar; mañana es un día largo lleno de actividades… pero esa es otra historia 😉