Hola de nuevo! Este domingo, los chicos y chicas de Carreño Miranda hemos ido a un pueblecito al sur de Dublín, llamado Dun Laoghaire. Para ello, hemos cogido el bus urbano hasta el centro, donde un pequeño paseo nos ha llevado a la estación de Tara Street. Allí, hemos cogido el DART, un tranvía que nos ha llevado a nuestro destino por un camino pegadito al mar.

Una vez en Dun Laoghaire, los chicos han dado un paseo por su enorme espigón, pudiendo disfrutar del mar en un día soleado (algo no demasiado común en Irlanda, así que mejor será estar agradecidos); después, han tenido tiempo libre para disfrutar de su comida y para visitar el mercadillo que se organiza cada domingo en un pequeño parque de la zona.

Tras este momento de ocio, los chicos han vuelto a Dublín (de nuevo en DART), donde han disfrutado de algo de tiempo para realizar esas compras de última hora que todos tenemos que hacer a veces. Finalmente, hemos visitado Temple Bar, donde los chicos han participado en el SeLfie Kontest, un concurso en el que deben sacarse diversas fotografías mientras conocen una zona tan emblemática como la anteriormente nombrada.

Finalmente, tocaba volver a casa y hacer las maletas, ya que el día siguiente sería uno lleno de buses, aviones, facturaciones y viajes.

Así, nos despedimos de Dublín con una pequeña visita a su impresionante jardín botánico, antes de acercarnos al aeropuerto, coger el avión de vuelta a Madrid, y el autobús a Avilés.

Espero que los chicos y chicas lo hayan pasado bien durante esta semana; por mi parte, no tengo más que agradecerles por su atención y buen comportamiento, y a sus familias por confiar en mí y en Language Kingdom para esta experiencia. Gracias también a Dublín y sus habitantes, al personal de Atlas Language School y a los monitores de LK que se encontraban en la ciudad durante nuestra estancia en ella.

Muchas gracias por leernos!