¡¡¡Hoooooola!!!

¿Cómo estáis? Hoy para el campamento ha sido un día muy muy completo. ¡Apenas nos ha dado tiempo a parar!

Nos hemos despertado a las 8 de la mañana, y nos hemos ido a hacer el energizer, cómo no podía ser de otra forma… ¡a la playa! El energizer, es un pequeño juego para despertanos, activarnos y empezar el día cargaditos y cargaditas de energía. Así que desde primera hora hemos estado corriendo por la arena. Ha sido sólo un ratito, pero ¡qué divertido! Después hemos leído la programación del resto del día y… ¡a desayunar!

Porque nada más terminar el desayuno, con el bañador ya puesto, hemos empezado las actividades acuáticas que tantas ganas teníamos de hacer. En grupos, hemos ido rotando y en total hemos hecho surf, bodysurf, snorquel, y nos hemos subido a una gran estructura que flotaba sobre la que teníamos que hacer equilibrios. Por supuesto hemos jugado a un montón de juegos en la arena mientras esperábamos nuestros turnos. Y así, sin apenas darnos cuenta, se nos ha pasado tooooda la mañana. Con lo que nos hemos ido a comer, que estábamos completamente hambrientos. Y hoy tocaba una riquísima paella, que más de dos y de tres, han repetido ¡más de dos y de tres veces!

Al terminar, antes de empezar a correr otra vez, hemos hecho un taller de brazaletes, con muchísimos colores, ya los veréis a la vuelta, han quedado preciosos, y así hemos pasado un ratito a la sombra en el merendero del albergue. Nada más terminar ha empezado una súper Gymkana de Volabulario, por supuesto, en inglés, en la que por equipos, hemos ido acumulando puntos, porque después de la merienda, bocadillo de nocilla y zumos, nos esperaba el reto de Salvar al Huevo.

Cada equipo hemos adoptado un huevo, le hemos cuidado y creado una historia, y, uniendo todo nuestro ingenio y creatividad, hemos cambiado los puntos por diversos materiales que hemos usado para construirle una protección al huevo, ¡porque quería saltar por la ventana! Lamentamos informar que pese a las emotivas historias, ningún huevo ha sobrevivido a la caída desde el segundo piso. Y después, al terminar de hablar por teléfono, nos hemos ido a cenar…¡paninis! Con ensalada, y de postre, yogur.

Y con una mezcla entre pena, y sobre excitación, ha llegado la última noche.

Ha habido una graaan batalla de baile y canto, y luego hemos saltado y bailado hasta agotarnos con el Just Dance.

Ha sido un día largo largo largo, así que hoy, hemos caído muy cansados y cansadas en las camas, pero no sin antes, compartir un buen rato charlando con nuestros compis de habitación.

Os dejamos de nuevo unas fotos para que veáis un cachito de lo que ha sido nuestro día.

¡Un graaaan abrazo y hasta mañana!