El año académico de Jimena en Medicine Hat, Alberta, Canadá

MI EXPERIENCIA EN CANADÁ

“No es un año en la vida, es una vida en un año” Creo que esta frase no puede definir mejor mi año en Canadá, he vivido experiencias inolvidables que jamás voy a olvidar, he conocido a gente fantástica y he aprendido un montón de cosas. No sé muy bien cómo empezar a contaros toda mi experiencia así que, ¡empecemos por el principio!

Mi aventura comenzó un 24 de agosto a las seis de la mañana en el aeropuerto Barajas, estaba con mi pedazo de maleta y unas ganas tremendas. Por otro lado estaba con mi familia, con un enorme nudo en la garganta tuve que despedirme de ellos y empezar a embarcar.

Hice tres escalas, Madrid-Toronto,Toronto-Calgary y Calgary- Medicine Hat. Sinceramente, no se me hicieron muy pesados los vuelos ya que podías hacer un montón de cosas como escuchar música, ver películas, dormir, luego te daban de comer… Así que se me hizo muy ameno.

Ahora llega el comienzo de todo, conocer a la familia. Me acuerdo perfectamente el momento en el que me bajé del avión y fuí directa a coger la maleta, tenía unos nervios enormes, ¿Cómo iba a ser la familia? ¿Les caeré bien? ¿Qué les digo cuándo les vea?…

De repente apareció mi host-father, Scott, un hombre que por lo menos medía dos metros de altura ¡Era altísimo! Me llevó en su coche hasta casa donde conocí a Ashley (mi host-mother) a sus padres, y a Peyton (mi host-sister) de 5 años, y las dos mascotas que iba a tener (un perro y un gato). Me enseñaron la estupenda casa en la que vivían y me fui a la cama ya que estaba agotada de tanto viaje.

La primera mañana para mí fue la más extraña, me daba mucho corte bajar a desayunar por lo que me quedé en mi cuarto hasta las 12 por lo menos que fue cuando abrí la puerta y Scott me dijo que si quería desayunar algo. Al principio estaba muy cortada pero poco a poco me fui soltando más. El primer día me enseñaron un poco Medicine Hat y ese mismo día fue cuando empecé a llevarme mas con Peyton, un amor de niña que me ayudó un montón a instalarme en la familia ya que veía muchas pelis con ella o jugaba un montón a las muñecas.

Durante los primeros días estuve más bien conociendo el pueblo y pasando tiempo con la familia. Unos días antes del colegio llegó Hannah de Alemania con su familia, ella iba a ser mi futura hermana durante los primeros seis meses. Lo que hizo ella fue hacer un gran viaje por Canadá con su familia y el último destino era Medicine Hat. Tuvimos una agradable cena con su familia hasta que al día siguiente se fueron muy temprano. Los primeros días hablé bastante con ella para conocerla mejor y la verdad que era una chica súper maja. Tengo que admitir que al principio me costó mucho mantener relación con ella ya que al ser la dos nuevas en la familia estábamos como en una situación un poco rara, bueno, más que rara, diferente.

Llegó el primer día de colegio, cogimos el famoso autobús amarillo y llegamos al colegio. Primero estaba yo con un inglés bastante bajo, y luego estaba Hannah que la verdad su inglés era bastante bueno. Hicimos como una especie de juego para conocer bien el instituto y sus aulas.

El colegio era impresionante, el típico americano, con sus taquillas, su campo de fútbol… Y había una cosa muy diferente comparado con los de España, nosotros éramos los que cambiábamos de clase no los profesores! Me costó mucho entenderlo y tuve una mini confusión el primer día jajaja.

A la hora de comer estuve con Hannah y otras dos chicas que la verdad ya ni me acuerdo de quiénes eran, no sé que habría hecho si no hubiera estado con Hannah, me imagino que sentarme con alguna chica desconocida o no sé…

Los días fueron pasando y mis asignaturas durante el primer semestre eran: baile, francés, guitarra y matemáticas. Sé lo que estas pensando, ¿menudas asignaturas más guays no? Pues efectivamente sí, aquí el nivel académico es muy diferente al de España y te evalúan de una manera un poco más diferente comparada con la española, pero eso no significa que no tengamos exámenes eh!!

Me acuerdo perfectamente de mi primer amigo, estaba en una clase de drama por probar como era y me tocó de pareja con Austin, un chico rubio así muy majo, el pobre no me entendía nada porque había que hablar como de un tema y yo no me estaba enterando de nada. Una cosa llevó a la otra y acabé sentándome con sus amigos un día a la hora de comer. Antes me solía sentar con dos españolas y dos alemanas. Sinceramente los chicos en mi colegio eran mucho más agradables que las chicas, ya que ellas eran mucho más cerradas. Poco a poco fui haciendo mi grupo el cual varió mucho a lo largo del año ya que fui conociendo a gente nueva o por lo contrario dejé de hablar con algunas personas.

Con la familia también seguía igual de bien aunque es verdad que al principio tuve algunos problemitas pero que fueron solucionados sin ningún problema. Una de las cosas más importantes que aprendí durante esas semanas es la importancia de la comunicación que tienes que tener con la familia para solucionar todos los problemas u opiniones que tienes, piensa que ahora ellos son tu familia y que si te han elegido es por algo, ellos nunca van a decirte que no quieren escucharte, por lo que si empiezas a sentirte incómoda por cualquier cosa no dudes en hablar con ellos.

Durante los primeros meses estuve haciendo Cross Country que es correr largas distancias, pero como correr no es lo mío, no duré mucho jajaja. Pero como aquí hay tantas opciones y deportes que hacer en tu tiempo libre no me quedé sin hacer nada! Acabé eligiendo natación y de vez en cuando iba al gimnasio.

Los meses iban pasando y ya acabé teniendo un grupo estupendo de amigas, las asignaturas he de decir que no son muy complicadas por lo que en el colegio también iba muy bien, y con la familia pues igual. Ellos eran una familia muy ocupada por lo que siempre estábamos haciendo algo, ya sea ir a la compra o ir a visitar a la abuela.

Antes de navidades, la temporada de deportes de primavera cambió a la de invierno donde había más opciones para elegir. Mi padre de aquí me había recomendado mucho que hiciera lucha libre, que era un deporte muy bonito, y que aunque en España no fuera muy común, aquí lo practicaban varias chicas. Y la verdad fue mi mayor descubrimiento, los primeros meses fueron duros ya que empezaba un deporte por primera vez, pero los últimos meses, que fueron cuando ya podía competir, fueron uno de los mejores sin duda. Conocí a un montón de gente nueva, aprendí muchísimas cosas, y creo que no hay mejor cosa que formar parte de un equipo.

Por favor, no tengáis miedo a probar cosas nuevas y, sobre todo, en el ámbito del deporte, intenta probar todos los deportes nuevos que puedas, de verdad que te harán una experiencia inolvidable.

Las semanas siguieron pasando hasta que llegaron las navidades, las cuales fueron muy diferentes a las que solía tener todos los años. Aquí celebran más la Nochebuena, y a la mañana siguiente Papá Noel habrá traído regalos para toda la familia. En mi familia no teníamos Reyes Magos por lo que los regalos grandes vinieron la mañana del 26.

Al día siguiente fuimos toda mi familia (Ashley, Scott, Peyton, Hannah, mas mi hermana melliza que también estudiaba en Medicine Hat y en ese momento estaba en mi familia ya que tuvo problemas con su familia) a Edmonton que estaba como a cinco horas del lugar donde estaba. Nos fuimos a un Centro Comercial enorme donde había piscina, parque de atracciones y un montón de tiendas. Pero la razón principal por la que nos fuimos a Edmonton era para ver los Oilers que son un equipo muy bueno de hockey. Verles jugar fue otra experiencia inolvidable, nunca había visto un partido de hockey y menos de un equipo como los Oilers. Estuvimos un par de días y ya nos volvimos.

El día de año nuevo fui a una fiesta con mis amigas y en vez de tomar las uvas lo que hacíamos era bailar con la música y cuando se acercaban las doce de la noche contar todos la marcha atrás! Nos quedamos todas a dormir en casa de una amiga y la mañana del 1 la pasé con ellas, luego ya mi familia me recogieron y pasé el resto del día con ellos.

Estuve unos días haciendo vida normal hasta que antes de que empezara el colegio mis vecinos me invitaron un fin de semana a Montana! Fue la primera vez que estuve en Estados Unidos y fue genial, esquié en unas pistas preciosas y probé un montón de cosas nuevas. Estas navidades estuvieron genial por lo que os recomiendo que os quedéis en Canadá o donde os toque en vez de España, es verdad que es duro porque no estas con tu familia en fechas como la Navidades, pero os prometo que vale la pena.

Luego volvimos al colegio y con asignaturas nuevas ya que habíamos terminado el semestre. Mis asignaturas ahora eran: Inglés, cocina, ciencias y carpintería. Lo mismo que he dicho en los deportes lo repito en las asignaturas, intenta probar todas las cosas nuevas que puedas, en mi caso probé cocina, donde aprendí a cocinar, y carpintería, donde aprendí a cortar madera y manejar máquinas, al final del semestre acabé haciendo una estantería, una mesilla y unos cubiertos! La pena es que no pude traérmelos de vuelta a España.

En febrero tuve la suerte de que mi familia de España viniera a visitarnos a mi hermana y a mí, estuve con ellos una semana y luego ya tuvieron que irse.

En marzo viví una de mis mejores experiencias, ¡fui al campeonato provincial de lucha libre! Y para ser mi primer año no está nada mal!

Los meses fueron siguiendo y cada vez quedaba menos para mi vuelta, pero cuando lo pensaba lo hacía de una manera positiva, ya que aprovechaba cada momento al máximo. Cuando terminó la temporada de lucha libre hice atletismo, pero tuve un pequeño percance que fue que me hice un esguince haciendo salto de valla, mi primer esguince jaja.

Estuve en reposo y cuando me sentía mejor de vez en cuando iba a nadar. Me dio mucha rabia no poder haber hecho atletismo, ya que todas mis amigas lo hacían y a parte iban a un montón de sitios a hacer competiciones, pero como ya he dicho todos éramos un grupo por lo que yo también puse mi granito de arena, normalmente ayudaba en las competiciones de manera voluntaria y en provinciales fui la fotógrafa, así la gente podía tener fotos muy chulas haciendo lo que les gustan.

De repente, y sin que me diera cuenta llegó el día de mi despedida, uno de los días más tristes que he vivido. Invité a mis amigos más íntimos y pasamos toda la tarde juntos merendando, charlando y luego nos fuimos a dar un largo paseo todos juntos. La gente se iba despidiendo, y mis lágrimas fueron saliendo automáticamente, pero había una cosa que tenía claro, no era un adiós, era un hasta la próxima, porque todos los que estábamos en esa habitación éramos conscientes que nos volveríamos a ver, y por eso no me fui tan triste.

Al día siguiente muy temprano mi familia me llevó al aeropuerto, tras otra dura despedida ya estaba volando de camino a España, por una parte estaba muy triste de dejar a atrás todo lo que había vivido, pero por otra parte tenía muchas ganas de ver a mi familia y amigos que tanto me quieren. Uno de mis propósitos para este año es ahorrar para que en dos años pueda volver a visitar a mi familia y amigos de allí. 

Sin duda, ¡la mejor experiencia de mi vida!

Solicita dossier informativo general sobre los Programas en Canadá - Medicine Hat

5 + 4 =

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Paula MP. en EEUU – Capítulo 12 – Mis amigos americanos

ESPAÑOL Me tomo mi Felicidad en serio y, por tanto, esta gente de aquí. Son una gran parte de la...

Paula MP. en EEUU – Capítulo 11 – El principio del fin

ESPAÑOL Dicen que tienes suerte si echas de menos, porque eso significa que valoras lo que tienes...

Sofía C. en Canadá – Capítulo 7

Bienvenidos a un nuevo blog gente. Lo primero de todo quiero deciros que espero de corazón que...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 10 – It’s Corona time

    IT´S CORONA TIME. Antes de empezar esta experiencia, nosotros, los estudiantes de...

Elena S. en EE.UU. – Capítulo 6 – Un febrero especial

    ¡Hola por un mes más! Aquí me encuentro de nuevo, contándoos mi experiencia un mes...