Segundo día de minicamp. Y es que no es lo mismo cuando te levantas en la litera de tu habitación llena de amigas o amigos. Nos hemos despertado con música y con música hemos empezado el día. Lo primero que hemos hecho, tras vestirnos y lavarnos las caras, ha sido subir a la sala común para hacer el energizer, en el que hemos bailado un montón, revisar el programa del día, lleno de actividades y por fin, bajar a desayunar.

Al terminar hemos empezado una gymakana de vocabulario, con la que hemos conseguido puntos, que después cambiaríamos por materiales. ¿Para qué? ¡Para salvar a nuestros amigos los huevos! Cada grupo ha adoptado un huevo, le han puesto un nombre y han escrito una historia sobre él. Y les hemos construído protecciones, porque los huevos querían volar. Así que después de juntar toda nuestra imaginación y creatividad, y tener finalmente construída la protección del huevo, uno a uno han saltado por la ventana del tercer piso ¿Sobrevivió alguno?

Después de comer, ya que el tiempo nos ha impedido hacer kayak, nos hemos ido todos y todas juntos a la piscina, cubierta, por supuesto, en la que hemos disfrutado de un buen chapuzón. Hemos merendado y hemos vuelto al hotel ha hacer un super taller de pulseras. Ya veréis qué bonitas han quedado. Al terminar, como ayer, divididos en dos grupos, nos hemos duchado y hemos hecho el Talking to Myself, el momento de reflexión del día.

Al terminar, hemos bajado a cenar, que ya teníamos hambre. Y después de lavarnos los dientes ya llegado el momento que estábamos esperando ¡LK PARTY!

En cinco grupos nos hemos enfrentado a un concurso sobre música y cine, y después ¡Just Dance!

Hemos bailado, reído, cantado y disfrutado al máximo de la última noche.

Os dejamos unas fotos del día 😉

¡Mañana aún nos esperan actividades y sonrisas que compartir!