¡Hola familias!

Aquí en Tapia estamos muy felices después del primer día. Os contamos.

A las 10:10: llegamos a nuestro destino, tras un viaje de una hora y media aproximadamente. Se les veía con ganas de MiniCamp porque todos se estaban bajando del autobús  con una sonrisa enorme y unas ganas aún más grandes de pasarlo genial.

Para comenzar las mañana nos pusimos con nuestros  juegos de presentación, el pistolero, la fruta esta revuelta en la cesta… fueron algunos de los que hicimos. Cuando terminamos nuestra ronde de presentación y nuestro equipo de monitores ya iba teniendo los nombres de todos/as nosotros/as más claros, continuamos con las normas de convivencia que íbamos a mantener para todo este fin de semana de acción que íbamos a tener. Terminada toda esta parte, en el centro de Tapia, nos fuimos a la playa, que está a 5 minutos caminando desde nuestro hotel, allí seguimos con nuestro programa, desarrollando los juegos de cohesión y recibiendo el detalle de Language Kingdom.

Sobre las 13:15 nos volvimos para el hotel y ya pudimos conocer nuestras habitaciones ¡qué habitaciones! tan bonitas tenemos y lo mucho que nos van a ayudar a descansar y a coger fuerzas para los días que tenemos. Así llegábamos a nuestra hora de comer: pasta con bonito, pincho moruno con patatas y de postres a elegir entre fruta, yogurt, arroz con leche o flan.

Terminada nuestra hora de comer, nos lavamos nuestros dientes y nos pusimos con el siguiente juego: scattergories, con ello pudimos aprender mucho vocabulario nuevo, además de realizar un trabajo en equipo fantástico. Finalizada la actividad, nos preparamos para lo que todos estábamos esperando: SURF! Cogimos nuestra mochila y nos fuimos para la playa, allí nos estaban esperando todo el equipo de la escuela picante de surf. Nos entregaron nuestros trajes, cogimos las tablas y nos fuimos directos a la arena, allí y tras un buen calentamiento, comenzamos a coger nuestras primeras olas. Estuvimos en la playa más de 2 horas y media, ya que una vez que finalizamos nuestra actividad, nos paramos a merendar, que como se suele decir, la playa nos dió mucha hambre.

Eran las 20:30h y nos estábamos duchando y preparando para llamaros por teléfono y para irnos a cenar: tabla de embutidos, albóndigas con arroz blanco y de postre a elegir entre fruta, yogur o natillas. Todo un lujo de comida. Antes de irnos para la cama, teníamos preparado una nueva actividad: «el código» ¿Serán capaces nuestros campers de descubrirlo? mñana seguro que os lo cuentan.

y ahora sí que después de tanto movimiento, nuestro cuerpo ya nos pide descansar….

Mañana más y mejor!!