Elena M. en Canadá – Capítulo 14

Post 14: Árbol de navidad
A mi me encanta la Navidad y cuando llega diciembre ya estoy desenado poner el árbol de Navidad y adornar toda la casa con luces. Desde siempre, en mi casa tenemos la tradición de poner el árbol todos juntos, mis padres y mis dos hermanas mayores. Normalmente lo solemos hacer el 6 de diciembre, el día que celebramos el Sami Klaus. Seguramente no sabéis que es porque es una tradición alemana que nosotros celebramos porque mi madre estuvo viviendo muchos años en Suiza cuando era pequeña con sus hermanos (mis tíos) y mis abuelos. Ese día por la noche viene una especie de Papa Noel que llama muy fuerte a la puerta y cuando la abres te encuentras con un saco que ha dejado. El saco está lleno de manzanas rojas, mandarinas, nueces, turrón y mucho chocolate.

A mi me daba mucha pena perderme ese día este año, pero me ha animado bastante poner la decoración aquí, en mi casa de Canadá. Este árbol de Navidad es como el de las películas. Aquí no se usan árboles artificiales como nosotros en España, sino que aquí tienes que ir al bosque y córtalo tú mismo. Nosotras fuimos a un sitio que estaba más o menos a 1 hora de distancia para ir a buscar el árbol de este año. Justo ese día estaba todo muy bonito, ya que como había nevado estaba todo súper blanco. Cuando llegas al sitio te dan un palo con unas medidas para que más o menos veas cuanto mide el árbol y si cabe en tu casa. Además, también te dan una sierra con el que cortarlo.

Yo pensaba que lo que más nos iba a costar era cortar el árbol, pero no. La verdad es que la parte más difícil es la de escoger el árbol, porque hay muchísimos y nosotras éramos tres para ponernos de acuerdo. Entonces igual había uno que nos gustaba a dos, pero a una no. Pero después de mirar unos 40 árboles por fin encontramos el que nos gustaba a todas. Entonces llegó el momento de cortarlo y la verdad es que es bastante fácil. No es tan complicado como cuando se ve en las películas a un señor talando un árbol mientras resopla. Aunque tengo que admitir que a nosotras nos ayudó un señor.

Después de cortar el árbol lo tienes que dejar en el suelo con la sierra y una etiqueta en la que está escrito tu nombre y luego ellos te lo llevan al coche. Mientras nos lo traían nosotras fuimos a una hoguera que habían encendido y nos tomamos un chocolate caliente que nos sentó genial, porque hacía muchísimo frío. Después de calentarnos un poco en la hoguera vino un tractora recogernos para llevarnos al coche y después nos tocó una hora de viaje para volver a casa. Ese día sólo colocamos el árbol en casa, porque estábamos cansadísimas. Y ya al día siguiente pusimos las luces y al siguiente el resto de la decoración. La verdad es que tanto el árbol de Navidad como el resto de la decoración de la casa nos quedó muy bonito. ¡Y además fui muy divertido y una experiencia diferente que siempre recordaré!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Leire R. en Canadá – Capítulo 15

    Holaaaa!Seguimos con la nieve y el frío, pero ahora para disfrutarlo. Porque llevaba esperando...

Elena M. en Canadá – Capítulo 15

    Post 15: Black FridayHasta este año yo no sabía muy bien lo que era el Black Friday. Bueno, la...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 6

    ¡Hola a todos y feliz Año Nuevo!En el blog de hoy os quería hablar de cómo vivimos la Navidad...

Leire R. en Canadá – Capítulo 14

    Hey! “Todo esfuerzo tiene su recompensa” y aunque ya estemos de vuelta a la rutina esta semana...

Leire R. en Canadá – Capítulo 13

    Escribo este blog día 6 de Enero, día de Reyes, que aunque aquí no lo celebremos y ya lleve...