Elena M. en Canadá – Capítulo 17

Una nueva Navidad: mis sensaciones
Tengo que admitir que yo me lo esperaba un poco mejor, porque en las películas se ve como celebran las fiestas a lo grande. Aún así me lo pasé muy bien. También tengo que admitir que, aunque no ponen mucho empeño en celebrarlo a lo grande, sí que le ponen mucho esmero a la decoración. Ha sido una buena experiencia, pero quieras que no no puedes evitar echar de menos tus Navidades, tu familia, tus tradiciones, tus comidas y todo lo que haces durante esas fechas.
Lo que más eché de menos fue el 6 de enero… ¡los Reyes Magos! Y es que aquí no lo celebran. Al menos tuve suerte de que cayó en domingo y que no tenía clase, pero aún así eché de menos levantarse e ir a abrir los regalos o desayunar roscón de reyes. Aún
así pienso que esto es una buena experiencia, porque en España me quedan aún muchas Navidades. Así que por una vez está bien cambiar y yo os animo a que probéis vosotros mismos esta experiencia diferente. Claro que vais a echar de menos las Navidades de toda la vida, pero pensad que esta es una experiencia única que no vais a volver a vivir.

¿Se parecen las Navidades de España con las de Canadá?
La verdad es que tengo que admitir que no, que no se parecen mucho. Una de las primeras diferencias que a mi más me ha llamado la atención es en el tema de la decoración. En España todo el mundo tiene un árbol de Navidad artificial y a nadie se
le ocurre ir al bosque a cortar un abeto como hacen aquí. Además, en las casas españolas en las que se pone un Belén lo más normal es hacerlo bonito y trabajado. 
Aquí no, suele ser muy pequeño. Aquí tampoco celebran de la misma forma el 24 y 25 de diciembre. El 24 no celebran Nochebuena como nosotros, sino que allí la cena se hace el 25. En lo que sí se parecen es que el 24 es un día para estar en familia y es el momento en el que se ponen los regalos debajo del árbol para así abrirlos el 25 por la mañana. En Canadá tampoco comen turrón ni polvorones (con lo ricos que están), pero les gustan las galletas y cosas parecidas. Otra cosa muy rara es que para los canadienses el 31 es un día normal y ni si quiera esperan a las 12 para irse a dormir. Parece que les da igual que sean las últimas horas del año y tampoco celebran la llegada del nuevo año.

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 11

    ¡Hola a todos!En el blog de hoy os voy a hablar sobre mi celebración de cumpleaños,...

María V. en Canadá – Capítulo 6

    Capítulo 6Hola a todos y bienvenidos de nuevo a mi blog! Ya ha pasado marzo, como...

Laura P. En EE.UU. – Capítulo 8

    ¡Hola a todos! Esta semana os voy a contar cómo ha sido mi increíble semana en...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 10

    Hola a todosEn el blog de hoy os quería hablar de lo que hice el fin de semana. Mi...

Julia R. en Canadá – Capítulo 7 – Resumen

    BLOG FINALEn Canadá he vivido 5 meses maravillosos que nunca olvidaré y que...