Elena S. en EE.UU. – Capítulo 6 – Un febrero especial

¡Hola por un mes más! Aquí me encuentro de nuevo, contándoos mi experiencia un mes más. Siento mucho el retraso, todos/as hemos pasado por un proceso largo de asimilar que ya contaré más adelante; pero antes, os voy a contar cómo ha ido mi mes de febrero.

Como ya os comenté el mes anterior, enero marcó una diferencia enorme en la experiencia, ya que fue el mes en el que cambié de asignaturas y por lo tantos hice un montón de nuevos amigos, y además me apunté a Track and Field como deporte, y lo estuve disfrutando más que nunca. Ya os dije que tampoco era la más experta, pero os prometo que todos/as mis compañeros/as me han apoyado y me han animado de una manera que nunca imaginaría. Al final formas una pequeña familia, por supuesto.

Febrero también fue el mes al que más bailes fui seguidos: estuve invitada a la Winter Formal de Rocklin High School por mi amiga Alba, una estudiante de intercambio de Madrid que conectó conmigo desde el primer momento que nos conocimos y somos inseparables, y a la semana siguiente se celebraba el famoso baile de Casaba de mi instituto. Si tu instituto celebra Casaba o te estás preguntando qué significado tiene la palabra yo tampoco lo sé al cien por cien. Sólo sé que es un baile ambientado al final de la temporada de baloncesto del instituto. Vamos, igual que Homecoming pero en vez de football es baloncesto.

Antes de ir al baile de alba (que por cierto, es un PAPELEO ENORME; si pensáis invitar a alguien de otro instituto a vuestros bailes estad al tanto de todo lo que requiere porque a lo mejor vuestro/a invitado/a se queda sin entrada si no lo hacéis con tiempo) nos preparamos juntas con sus amigas, que por cierto hicimos migas muy rápido, y luego fuimos a cenar sushi arregladas como si fuésemos a la alfombra roja (que os prometo que las miradas de la gente no tienen precio) y finalmente llegamos al baile. Rocklin se organizó muy bien, fue un baile súper divertido con un ambiente muy bueno, aunque la gente se recogió entre media hora y cuarenta y cinco minutos antes de que el baile acabase y éramos las últimas almas vivas de la fiesta, pero en general una experiencia inolvidable.

La semana después invité yo a Alba a Casaba, y antes de ir al baile tuvimos una cena grandísima en casa de un amigo de una de mis amigas. No lo conocíamos ni a él ni a por lo menos cinco o seis personas más, pero una de las cosas que más hay que aprender en esta experiencia es a estar abierto a conocer a nueva gente. Alba y yo intentamos hacer tortilla de patatas, pero digamos que no salió tan bien como esperábamos… Aunque a la gente de la cena le acabó encantando. También conocimos a Will, un estudiante de intercambio de Suecia que iba a mi instituto pero ninguno de los dos tenía remota idea de quiénes éramos; al final Alba, Will y yo nos llevamos bastante bien.

Pues llegamos al baile y, a ser sinceras, una locura total: como viviréis los nuevos estudiantes de intercambio, los americanos tienen la tendencia de apelotonarse todos en el medio de la pista de baile una fiesta (o de un concierto, como mencioné anteriormente con Tyler, The Creator) y la gente no respetaba tu espacio personal, perdimos a nuestras amigas miles de veces, y al final acabamos optamos por irnos antes e ir a Dutch Bro’s de lo esperado porque Alba se estaba agobiando demasiado.

Después estuve comentando la noche con ella y las dos podemos decir que fue muy divertida a pesar de todo, y que ella iba a venir a mi Junior Prom y yo a la suya. Qué emocionadas estábamos…

Y bueno, hasta aquí un pequeño trocillo de mi mes de febrero. De este mes lo que más remarcaría es lo que he dicho anteriormente, el hecho de que un/a estudiante de intercambio siempre tiene que estar abierto/a a conocer a nueva gente porque abre demasiadas puertas. Por ejemplo, desde la cena de Casaba, sigo manteniendo contacto con la gente que conocí ese día, y algunos de ellos se unieron al equipo de Track conmigo unos días después de la cena y son parte de la familia de Track. También hacen muchísimos planes, y cuentan tanto conmigo como con Alba muchas veces aunque no vaya a mi instituto. Así que no os preocupéis, estad abiertos/as a nuevas amistades y si luego resulta que por algún motivo queréis dejar de tener tanta relación es tan fácil como mantener las distancias poco a poco e irse juntando con más gente y nuevas amistades.

Espero que os haya entretenido otro ratito más con mi experiencia este mes. ¡Hasta la próxima!

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Paula MP. en EEUU – Capítulo 12 – Mis amigos americanos

ESPAÑOL Me tomo mi Felicidad en serio y, por tanto, esta gente de aquí. Son una gran parte de la...

Paula MP. en EEUU – Capítulo 11 – El principio del fin

ESPAÑOL Dicen que tienes suerte si echas de menos, porque eso significa que valoras lo que tienes...

Sofía C. en Canadá – Capítulo 7

Bienvenidos a un nuevo blog gente. Lo primero de todo quiero deciros que espero de corazón que...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 10 – It’s Corona time

    IT´S CORONA TIME. Antes de empezar esta experiencia, nosotros, los estudiantes de...

Elena S. en EE.UU. – Capítulo 6 – Un febrero especial

    ¡Hola por un mes más! Aquí me encuentro de nuevo, contándoos mi experiencia un mes...