¡Hola a todos! ¿Cómo va el fin de semana?

Hoy, aprovechando que es Sábado y no hay clase, hemos ido de excursión a Bray, un famoso pueblo costero.

Primero, nos reunimos por la mañana en la puerta del Trinity College. Allí nos esperaba el Activity Leader Greham, a quien ya conocimos ayer, y todos juntos hemos cogido el tren a Bray. El trayecto se hizo muy corto, sobre todo porque por las ventanas podíamos ver el mar, pueblos costeros, y playas.

Nada más llegar a Bray, vimos una cruz en lo alto de una colina. ¡Y ahí era donde teníamos que ir! Cuando se lo dijimos al grupo, se escandalizaron diciendo que era muy lejos, pero después se motivaron y emprendimos la marcha. Tras recorrer el paseo de la playa, y subir por un camino empinado lleno de vegetación, llegamos a la famosa cruz, llamada «Bray Head Cross». Desde allí podíamos ver todo el pueblo y el mar. ¡La dura subida mereció la pena al ver las vistas!

Cada destacar que, mientras descansábamos en la cima, los estudiantes vieron un plástico tirado en las rocas, y decidieron recogerlo aunque no fuera suyo, para llevarlo al pueblo y tirarlo en un lugar adecuado. Da gusto ver que se preocupan por el medio ambiente y por dejar el planeta mejor de lo que se lo encontraron. ¡Un apaluso para ellos!

Al bajar la colina, las chicas y los chicos necesitaban un rato para descansar y comer, así que tuvieron tiempo libre en el paseo de la playa. Muchos decidieron probar el famoso fish and chips, uno de los platos típicos de Irlanda.

Después, cogimos el tren de vuelta a Dublín, donde visitamos O’Connell Street, una de las calles más famosas e históricas de la ciudad. En esta calle se encuentran monumentos muy conocidos como el monumento a O’Connell y el «Spire».

Finalmente, volvimos todos a nuestras respectivas casas para cenar con nuestras host families y dar una pequeña vuelta por la zona.

¡Seguiremos informando!

Cheers from Ireland! 🍀