Ha llegado el momento de decir adiós tras una intensa semana llena de excursiones, paseos, madrugones, clases de inglés, visitas a museos… Nos lo hemos pasado genial, hemos conversado con gente nativa irlandesa, hemos conocido más a fondo su cultura y sus gentes, nos hemos divertido, hemos bailado, hemos reído, nos hemos cansado… En definitiva, nos llevamos un bonito recuerdo para siempre de esta experiencia que, a decir verdad, se nos ha hecho corta.

Abajo podréis ver algunas fotos con nuestras queridas host families, a las que, por supuesto, también echaremos de menos tras haber convivido con ellas durante una semana entera.

Por otro lado, como sabréis, en el viaje de vuelta nos hemos pasado más de medio día entre aeropuertos, controles y demás. Aquí os dejamos unas fotos de la vuelta, para que veáis que hemos sobrevivido al viaje 😉

¡¡¡UN ABRAZO Y HASTA LA PRÓXIMA!!!