¡Hola a todos y todas! 🙂

Aquí estamos ya, instalados en Bath tras unas primeras horas de este viaje más que productivas.

A las 7 de la mañana (hora portuguesa), estábamos ya todos en el aeropuerto de Faro, listos para conocernos, pasar por todos los diferentes pasos del aeropuerto (que son un montón!!) y subirnos al avión, llenos de ganas e ilusión.

En el vuelo estábamos todos en la misma zona, con lo que pude presenciar, de primera mano, los nervios de todos los que volaban por primera vez… que había más de uno y de dos! J Han tenido muy buena suerte, para esta primera experiencia, hemos tenido un vuelo muy tranquilo y sin sobresaltos.

Al mediodía estábamos ya aterrizando en el aeropuerto de Bristol, donde nos esperaba nuestro conductor para llevarnos en bus hasta Brath. Y una vez llegamos a Bath… Mark, el director de la escuela, nos estaba esperando para darnos una warm welcome, cargado de agua, bocatas y fruta para que repusiéramos fuerzas antes de comenzar a conocer la ciudad que será nuestra casa durante esta semana.

Así, tras llenar las barrigas, nso encaminamos con él por un tour por algunas de las zonas más emblemáticas de la ciudad. Mirad las fotos, mirad! La verdad es que se ha esforzado mucho por hablar a una velocidad a la que todos pudiéramos seguirlo, y ha sido muy simpático no solo explicándonos la historia sobre cada sitio, sino también contando curiosidades y anécdotas graciosas sobre cada una. Ya hemos visto uno de los edificios más icónicos de la ciudad, The Royal Crescent, una de las viviendas de la famosísima autora Jane Austen, parte de la antigua Muralla Romana de Bath…

Tras este primer acercamiento, nos dirigimos de vuelta a la escuela para recoger nuestras maletas y esperar, con emocion, por nuestras host families, que poco a poco, mientras salían de trabajar, se iban acercando a recogerlos.

Y así, cada uno nos hemos ido asentando en nuestras nuevas casas, cenado con ellas, comenzado a instalarnos… and let the adventure begin!