Bon día!! ¿Cómo va todo por casa? Por aquí inauguramos el mes de Febrero pasando el día en Brighton. ¡Y encima hizo sol y buen tiempo! ¿Se puede pedir más?

Por la mañana cogimos el tren en la estación de Hastings y, tras algo más de una hora de trayecto, llegamos a Brighton, listos para explorarlo.

Nuestro recorrido comenzó por la zona de North Laine, una zona muy colorida y peculiar, llena de tiendas independientes y variopintas, muy curiosamente decoradas. Tras visitar un montón de establecimientos llamativos, edificios con Street art, y cafeterías chulas, nos dirigimos al Royal Pavilion. Ese edificio fue una residencia real en el siglo XIX. Resulta impactante su arquitectura oriental, por el contraste que supone con la arquitectura británica. ¡Un edificio espectacular e imponente!

Después, nos dirigimos a la playa de Brighton y a su famoso Pier (muelle), donde tuvimos tiempo libre para disfrutar de este lugar tan divertido. Este muelle, a diferencia del de Hastings, tiene un montón de recreativos, atracciones y puestos de comida.

Aún con ganas de más, fuimos todos juntos al Centro Comercial, ubicado en el centro de la ciudad. Aquí los chicos y chicas pudieron visitar tiendas que les gustan, comer algo o descansar un poco.

Por último, paseamos hasta la estación, desde donde cogimos nuestro tren de vuelta a Hastings, para cenar con nuestra Host Family y descansar. Tocaba reponer fuerzas porque al día siguiente tocaba excursión a Londres.

Seguiremos informando!

Saludos desde Hastings! 🇬🇧