Julia R. en Canadá – Capítulo 1

1ª SEMANA

El día 4 de septiembre me levanté a las 4 de la madrugada porque tenía que estar en el aeropuerto de Madrid a las 6.

Después de dos horas era el momento de despedirme de mi familia, y aunque era triste porque no nos vamos a ver en mucho tiempo, todos sabíamos que me iba feliz y con muchas ganas.

El avión salió a las 9:30 y después de 7 horas estábamos en Toronto. Tras una escala de 4 horas cogimos otro avión de 2 horas hasta nuestro destino: Halifax, Nova Scotia.

Cuando llegamos al aeropuerto me estaba esperando mi host family con una pancarta en la que ponía “BIENVENIDO A CANADÁ, JULIA” 😂

Lo que más me llamó la atención en el coche de camino a casa fue lo verde que era todo, lleno de árboles y de lagos, con muy pocos edificios altos y un cielo precioso.

Cuando llegamos me enseñaron la casa y me fui a dormir, porque llevaba dos días sin dormir y al día siguiente empezaba el colegio.

Al día siguiente me levanté a las 7 porque a las 8 me estaba esperando el bus, sí, unos de esos amarillos y grandes, como el de los Simpson, sólo que el conductor en vez de llamarse Otto se llama Bob 😁

Y por fin llegamos al colegio, creía que estaba en una película de adolescentes americanos, con sus taquillas, bailando en los pasillos…

Después de equivocarme de pasillo tres veces (el colegio es enorme) conseguí llegar a la sala de los estudiantes internacionales, donde conocí a un montón de gente de todo el mundo: Italia, China, Japón, Alemania, Bélgica, Tailandia…

Después de que nos explicaran cómo iba a ser el curso nos fuimos cada uno a nuestras clases.

La mayor diferencia que noto con España es la forma de enseñar. Aquí los profesores viven por y para el colegio, van felices, están sonriendo todo el día, entran a clase bailando, les gusta su trabajo, y eso se nota mucho en cómo dan las clases.

Otra gran diferencia es que aquí puedes elegir las asignaturas y el nivel que quieres tener, no importa si una es “de letras” y otra “de ciencias”. Yo por ejemplo elegí un nivel más alto de Matemáticas porque el que me tocaba por edad ya lo había estudiado en España, y así cuando vuelva no estoy tan perdida ni me cuesta tanto ponerme al día.

Lo que más temía del colegio era no entender lo que dirían los profesores, pero el acento de Canadá es muy claro y se entiende perfectamente.

También intento juntarme lo menos posible con hispanohablantes, porque así me fuerzo a hablar en inglés, que es a lo que he venido!

Por las tardes, si no tienes actividades extraescolares ni deberes, el plan depende de la familia. Ir a comprar a Walmart, cenar en un sushi, hacer una tarta con mi host mother…y hoy me han invitado a una barbacoa con unos amigos de la familia!

Tan sólo llevo cuatro días en Canadá y ya me siento como en casa.

Hasta la semana que viene!

Julia Rubio

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Elena M. en Canadá – Capítulo 15

    Post 15: Black FridayHasta este año yo no sabía muy bien lo que era el Black Friday. Bueno, la...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 6

    ¡Hola a todos y feliz Año Nuevo!En el blog de hoy os quería hablar de cómo vivimos la Navidad...

Leire R. en Canadá – Capítulo 14

    Hey! “Todo esfuerzo tiene su recompensa” y aunque ya estemos de vuelta a la rutina esta semana...

Leire R. en Canadá – Capítulo 13

    Escribo este blog día 6 de Enero, día de Reyes, que aunque aquí no lo celebremos y ya lleve...

Carlota O. en Canadá – Capítulo 5

    Hola blog, ahora mismo estoy en el avión volviendo de España de pasar unas inolvidables y muy...