Otra mañana más nos despertaban nuestros monitores a las 8:00h, con mucha energía y con ganas de disfrutar un día más en este súper campamento. El cansancio ahora sí que se empezaba a notar… nos costó despertarnos, pero en cuanto nos entró la luz del sol vimos el buen día que nos estaba esperando.

Como cada mañana y para despertarnos bien, hicimos unos estiramientos y un buen baile con música. Al terminar, escuchamos atentamente el plan del día de hoy. Nos esperaban cosas muy guays. Todo ello nos despejó y nos abrió el apetito para el gran desayuno que teníamos preparado: Cola-cao, tostadas, galletas, mantequilla, mermelada, cereales, fruta, zumo… Un desayuno digno de la actividad que estábamos haciendo.

Después de disfrutar ese rico desayuno, nos cepillamos los dientes y comenzaron las actividades. ¿Os acordáis de la procesión de ayer? Hemos perfeccionado la técnica y hemos vuelto a sacar al Cristo de Cabopinos y esta vez, con la banda incluída. Nuestro profe Fermín es lo más, porque ha participado en esta ocasión y lo hemos disfrutado mucho.

Lo primero que hicimos fue dividir el grupo en dos: unos se tiraron por una gran tirolina y otros aprendimos a manejar el longboard (un patín más largo que el convencional). Cuando terminamos, lo que hicimos fue rotar. Nos han gustado mucho las actividades y los monitores nos dieron una sorpresa ¡Al agua patos! Tras pedirles mil veces ir a la piscina, nos escucharon y pasamos el rato antes de la hora de la comida en el agua.

Tanta actividad nos dio un haaaambre… Así que nos plantamos en la fila del comedor y ¡mmmmmm! Macarrones con tomate y queso, ensalada, Nuggets y croquetas. Estaba todo de rechupete pero… Ahora llegaba la hora de tomar una dura y difícil decisión: ¿yogur o natillas? ¿arroz con leche o gelatina? ¿flan o fruta? Tras acabar con las barrigas bien llenas, nos fuimos a las cabañas para lavarnos bien los dientes.

Cuando acabamos en las cabañas, un número de mesas nos esperaban con materiales sobre ellas. Nuestros Group Leaders nos enseñaron a hacer pulseras de agua, las cuales son súper originales y nos las pudimos llevar a casa de recuerdo.

La tarde comenzaba con un gran bloque de actividades en el agua: surf, paddle surf y big paddle. Como el agua de Marbella todavía está fresquita, algunos nos pusimos neoprenos. ¡Cómo molaban! Para muchos, era la primera vez que nos poníamos uno. También aprovechamos para jugar en la arena a distintos juegos. Ha sido lo más. Durante la tarde, hicimos un break para comernos la merienda (la metimos en la mochila antes de salir del campa), pero casi de inmediato continuamos con las actividades. Cuando llegamos, nos fuimos directos a las duchas porque estábamos hasta arriba de arena. Cuando nos duchamos, nos fuimos directos a cenar, porque ya teníamos hambre. Ay…¡qué bien olía! Teníamos para cenar fajitas mejicanas, una rica ensalada variada y patatas rizadas. De postre, helados variados, a veces nos cuesta un montón decidir.

Después, llamamos a las families para contaros todo lo que habíamos hecho y lo bien que nos lo estábamos pasando. Para finalizar el día, antes de irnos a dormir nos tocó el “LK Night”, hicimos un concurso para ver quién conocía a los cantantes cuando eran pequeños, para adivinar la canción, etc… fue muy divertido, pero, lo que queríamos era bailar. Se apagaron las luces y… ¡Ta Ta Tachaaaaaaán! Nos pusieron varias canciones del Just Dance. Bailamos como locos y terminamos sudando pero habiéndonoslo pasado pipa. Nuestra coordi Andrea, nos preparó una sorpresa y es que nos puso el videoclip que creamos. Ha sido espectacular. Como las noches atrás, leímos el LK Mail Box, esta vez nos quedamos con esta: “I love to be part of this group. We are having a lot of fun”

Y ahora a descansar, que mañana tendremos mucho más…