Esta magnífica aventura está a punto de llegar a su fin, desafortunadamente. Peeeero, no por ello, hay que dejar de disfrutar al máximo los últimos momentos con el resto de compañeros. Así, este lunes nos lo hemos pasado por la mañana en clase, haciendo algo un poco distinto a lo habitual: un proyecto para vender un producto ideado por nosotros. Unos crearon una gorra que incorpora una voz inteligente tipo Alexa; otros, un smart watch que detectase las alergias; y otros, un vehículo que funciona con energía solar. Con esta actividad pudimos desarrollar nuestro potencial a la vez que incorporábamos nuevo vocabulario en inglés. We really enjoyed it!

Después, como es de esperar, nos dirigimos a la cantina a comer, y a los que les dio tiempo pudieron aprovechar el soleado día acostados en el césped del parque de Spencer Square, antes de irnos a la actividad vespertina del día: Broadstairs Coastal Walk! Como la anterior vez que habíamos ido no nos dio tiempo a mucho, decidimos volver a dar un paseo hasta la ciudad colindante de Broadstairs, en la que pudimos tomarnos un helado, sentarnos al lado del mar, o dar un paseo por sus calles.

Por la noche, la última fiesta. Hubo tiempo para disfrutar de los últimos snacks, las últimas canciones, los juegos con el resto de estudiantes de Churchill, despedidas…