Laura P. En EE.UU. – Capítulo 10

Holaa a todos! Esta es mi última entrada al blog sobre mi año escolar en EEUU, Texas. So sad 🙁

Para empezar me gustaría hablaros de las diferencias que yo he notado entre EEUU y España, tanto en costumbres como a nivel académico.

Allí la gente es mucho más tranquila, no llevan un ritmo de vida tan activo como en España. Allí llevan otra rutina diferente.

Al saludar tener mucho cuidado, sobre todo los primeros días, ellos te dan la mano en lugar de dos besos. Os aviso porque a mi me paso, me lanzaba a dar dos besos a todo el mundo JAJAJAJAJAJAJA.

Estados Unidos comparado con otros países, desde mi experiencia personal, son mucho más abiertos, si tienes algún problema no dudan ni un segundo en ayudarte.

Además de que hay muchos inmigrantes, procedentes de cualquier lugar del mundo, por lo que están mucho más acostumbrados a abrirse y acercarse a gente de otros países. Sólo con decir que sois de intercambio en el instituto se os va a acercar muchísima gente.

La religión es algo que se toman muy en serio; el ir a la iglesia cada domingo, dar gracias por la comida, o asistir a grupos de iglesia es algo de lo más normal. Yo en este aspecto os recomiendo que tengáis la mente muy abierta y vayáis a todo lo que amigos, pero sobre todo familia, os propongan.

La gente al oir el himno de Estados Unidos, y en mi caso de Texas, reaccionan poniéndose la mano en el pecho, o alzando una mano. Lo veréis mucho sobre todo al iniciar una clase, y al iniciar un partido en cualquier deporte.

Las fiestas son totalmente diferentes a España, como lo son acción de gracias, navidad en la forma en que la celebran, St Patrick’s day, Spring break, y bad weather days.

A nivel académico no vais a tener ningún problema, todo es muchísimo más fácil que en España, aunque para aprobar una asignatura necesitais mas de un 70%, lo que en España equivaldría a un 7.

Tenéis que coger entre 4/5 asignaturas difíciles como lo son Historia, matemáticas, inglés, física, y química (fueron las que cogí yo este curso) y luego otras fáciles como pueden ser deportes, cocina, cerámica…

Pero ya os aviso de antemano, que no vais a tener ningún problema con el tema estudios. Habrá asignaturas que os cuesten más, otras que menos, pero eso pasa siempre. Aunque ya os digo que allí los profesores motivan y ayudan muchísimo al alumnado para que pasen su asignatura.

En relación con las comidas de allí, depende mucho de tu hostfamily. Yo tuve amigos allí que o bien tenían que cocinarse ellos la comida y la cena, o bien sus familias les daban de comer casi todos los días comida basura. Pero ya os digo que yo estuve con una familia en la que comida basura se cenaba sólo una vez a la semana. A mi que por ejemplo la verdura no me gusta absolutamente nada, y tuve la suerte que a mi hermana americana tampoco, por lo que la madre cuando cocinaba y hacía verdura, nos hacía algo diferente a nosotras.

Os encontraréis comiendo mucho pollo, cocinado de todas las maneras posibles; muchos macarrones con queso “mac&cheese”; muchas salsas: ranchera es mi favorita, ya me ha enviado la familia algun bote por correo; y sobre todo mucho arroz y pasta.

  • La vuelta a España

La verdad que no se muy bien como empezar esta parte. Es muy rara la sensación cuando llega el día. Estás triste, pero a la vez contento de ver de nuevo a tu familia y amigos. Es muy difícil tener que adaptarse a una nueva vida y a una nueva familia, como para que cuando estás en el mejor momento, tengas que despedirte de quien fue tu familia durante un año, y de la vida que llevabas tanto tiempo construyendo.

En el momento que queda sólo un mes para marcharte, se te empiezan a juntar muchas emociones. No sabes si reír o llorar, no quieres empezar la maleta porque no asumes que todo está apunto de terminar.

Aunque los días más especiales, o al menos de los que más valoras, son los últimos antes de marchar. La familia te lleva a sitios donde nunca has estado o a hacer tus actividades favoritas. Por no hablar de la comida, que adivinar quien eligió lo que había para cenar todos los días durante mi último mes 😉

(Os dejo abajo unas fotitos sobre mis últimas actividades en TX)

Una vez que llegas al aeropuerto, bueno a parte de que vais 50 en un coche JAJAJJAA. En mi familia éramos 6 contando conmigo, más mis tres maletas, y yo que ocupaba como si fuéramos 8 porque me puse todos los chaquetones de invierno y sudaderas que no me entraron en la maleta.

Una vez que estás facturando y sacando el billete, estas temblando de lo nervioso que estas, yo me acuerdo que me estaba abrazando la madre todo el rato para tranquilizarme.

Yo era la típica persona que decía “no voy a llorar” pero que una vez que ves a alguien llorando, explotas.

Tenía que pasar ya el control de seguridad, por lo que la familia empezó a despedirse de mi. Empecé abrazando al padre, luego a todos los hermanos, y terminé con la madre. Todos absolutamente TODOS, quedaron llorando en el aeropuerto. Empezó Lily, una de mis hermanas, y terminaron todos, y por supuesto yo también.

La peor sensación para mi fue justo antes de entrar al control, que me giré y estaban todos llorando diciendome adiós con la mano. De verdad que me estaba rompiendo de verles así.

Ibas pasando el control, buscando la gate, la terminal y todo, llorando.

Una vez me senté en el avión, tuve la suerte de que me tocó al lado una chica de unos más o menos 20 años, que estaba haciendo college, y se iba a España con la universidad a pasar el verano. Y la verdad que me ayudó mucho, se interesó mucho por mi, y me supo consolar bastante bien. Nos pasamos todo el viaje hablando y riéndonos.

Una vez que llegas a España, aterrizas y estas esperando a coger tus maletas, estas con unos nervios increíbles. No sabes como van a ir las cosas, has cambiado mucho tanto físicamente como psicológicamente, traes otras ideas, otra madurez, otra experiencia… y no saben como van a reaccionar cuando te vean después de un año.

Pero ya os digo, que todo, aunque tengamos miedos como es lógico, sale súper bien.

Hoy 29 de Junio, hace un mes desde que estoy aquí, y ya estoy prácticamente acostumbrada a la hora, y más o menos al horario de comidas. Pero a lo que no estoy acostumbrada y no lo estaré nunca, es a no poder volver a vivir con esa familia.

Aprovechar muchísimo el tiempo chicos, apuntaros a todo, hacer planes, conocer lugares, y envolveros en la cultura y costumbres de vuestra ciudad.

 Porque una vez que pasa el tiempo, ya no hay vuelta atrás.

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 17

    ¡Hola a todos!Vuelvo a hacer una entrada que nunca pensé que pudiera tener la...

Laura P. En EE.UU. – Capítulo 10

    Holaa a todos! Esta es mi última entrada al blog sobre mi año escolar en EEUU,...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 16

    ¡Hola a todos!Os escribo ya desde España. Mi host sister se vino de vuelta conmigo y...

Manuela P. en Canadá. – Capítulo 10

    hola otra vez!Ya estamos oficialmente en la cuenta atrás...y no me lo creo. Hoy no...

Elena M. en Canadá – Capítulo 18

    EL FINALEsta experiencia en Canadá ha sido toda una aventura y no podía acabarse así...