Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 5 – Diciembre, un mes de montaña rusa

DICIEMBRE, UN MES DE MONTAÑA RUSA

Nunca pensé que esta experiencia sería tan aleatoria; que cada mes sería tan distinto al anterior. Y es que, aun viviendo en una rutina, cada día es un mundo. Este mes he tardado en escribir, pero hay una razón; necesitaba pensar sobre todo y tener tiempo para organizar mi mente.

Este mes me ha brindado sorpresas, risas, alegrías, reconciliaciones y más lecciones de vida, las cuales nunca vienen mal.

Este mes, de nuevo, empezó fuerte desde el primer día, ya que, la primera semana de diciembre coincidió con nuestro Homecoming. Suim y yo nos lo pasamos fenomenal en la semana del espíritu, disfrazándonos de chicas vsco, de los famosos ‘frat boys’ o de club de campo; además nosotras contamos con un extra ya que ¡caminamos en la corte de bienvenida! Por ultimo, el baile de bienvenida fue divertido; el baile en sí no tanto, pero la emoción de prepararse ponerse ese vestido que te ha costado un riñón y medio, hacerse las fotos y cenar con amigos fue muy divertida. Esa misma noche, tuvimos la suerte de ser invitadas a un cumpleaños de una de las estudiantes. Todos nuestros amigos acudieron. Charlamos junto a una hoguera y conocimos a gente nueva.

A raíz de esto, Suim y yo nos acercamos más a nuestros amigos. Aquí la vida funciona de forma distinta; no hay calles por las que pasear con tus amigos, por eso resulta un poco complicado hacer planes que no impliquen gastar dinero de compras o gasolina. Creo que este mes me he dado cuenta de lo importante que es formar parte de la mayor cantidad de deportes o clubes posibles ya que, es a raíz del baloncesto donde me he movido a otros lugares, he creado recuerdos y he conocido a gente muy distinta pero maravillosa. Los deportes siempre me han dado la vida, y poder jugar en un país extranjero y como titular, es un sueño hecho realidad.

Y bueno, este mes también tenía un nuevo extra: LA NAVIDAD. Aquí es como nuestro año nuevo, o los reyes. Durante tres o cuatro días, las familias se reúnen para comer y abrir los regalos de Papá Noel. En esta región las familias son extremadamente extensas así que es una locura. Mi familia de por sí es extensa, pero muy multicultural.

Este año, por diversas razones, no pudimos reunirnos con toda su familia, así que decidimos hacer nuestras propias navidades. Fuimos a cenar a casa de nuestra bisabuela de acogida. Allí abrimos los regalos; ¡Suim y yo también teníamos los nuestros! Fue una buena noche.

Al día siguiente, 24 de diciembre, llamé a mi familia para hablar con ellos. A pesar de ser una persona fuerte, en fechas así los echo de menos; pero no se lo digáis que luego se ponen sensibles 😉. Ese día no hicimos nada en especial. Preparamos todo para la mañana siguiente, compramos comida, charlamos y jugamos un poco a baloncesto fuera ya que, aquí en Luisiana las navidades son en manga corta a pesar de ser invierno. Antes de que los niños se fueran a la cama, nuestra madre de acogida nos leyó varios cuentos típicos de cada navidad, y su versión sureña. Mi madre de acogida me preguntó si podía escribir los nombres de los niños en sus calcetines y yo acepté encantada.

Nos fuimos muy tarde a la cama preparando todo para la mañana siguiente. Los niños nos despertaron a las 7:30 de la mañana para abrir los regalos. A pesar de estar todos medio adormilados, nos lo pasamos fenomenal abriendo y jugando con nuestras cosas. Comimos ternera, algo que no se come habitualmente porque es muy cara.

El año nuevo sin embargo, no fue tan emocionante. Aquí no se reúnen todos para comer doce uvas; no hay campanadas. Así que decidí tomármelas con mi familia por videollamada acompañada de mi hermana Suim. Nos lo pasamos tan bien que me dijo que se las va a tomar cada año con nosotros a pesar de estar en Korea. Así que sí,  a las cinco de la tarde eran las doce.

La noche siguiente fuimos de nuevo a casa de la bisabuela donde comimos tres alimentos típicos sureños: col (salud), habas (dinero) y jamón (prosperidad). Esa misma noche vimos fuegos artificiales en nuestro propio jardín. Para terminar, Suim y yo reflexionamos en nuestra habitación sobre todo este año he hicimos un balance.

Si todas esas sorpresas no fueran pocas, nuestra madre de acogida nos dijo que: ¡estaba embarazada de su séptimo hijo!

Como reflexión final, solo quería decir que al final como estudiante de intercambio que siempre está sonriendo, tampoco pasa nada por llorar a veces, por echar de menos. Al final esta experiencia nunca es lo que esperamos; es un shock obvio pero inesperado. Solo hay que saber sacarle el lado positivo y así sacarle el mejor partido.

Cread memorias. Haced que vuestro tiempo valga la pena.

 

ENGLISH

I never thought this experience would be this random; that every month would be so different from the last one. The thing is that, even living on a routine, every day is a whole new world. This month I have been late, but there is a reason; i needed to think about everything, and have time to organize my mind.

This month has brought me surprises, laughs, happiness, reconciliations and more life lessons, which always help.

This month, again, started strong since the first day because our homecoming was the first week of december. Suim and I had a lot of fun during the spirit week dressing up as vsco girls, frat boys or country club; we also had an extra: We were on Homecoming Court! And last, Homecoming dance was fun; not that much the dance but the emotion of preparing, putting on that expensive dress, taking pictures and having dinner with Friends was really fun. That same night we had the luck of being invited to a student´s birthday. All our Friends were there. We hanged out next to the fire pit and we met new people.

 Following this, Suim and I got closer to our Friends. Here live is different; there are not streets to walk through with your friends, that is the reason why it is complicated to make plans that doesn´t involve spend money or gas. I think this month I have realized how important is to be involved in as most sports and clubs possibles because it is thanks to basketball from where I have moved to other places, I have created memories and I have met really different but awesome people. Sports have always made me alive; being able top lay on a foreign country and as a starter is a dream come true.

And well, this month also had an extra: CHRISTMAS. Here it is as our New Year or the three Wise Men. During three or four days, the families get together to eat and open Santa Claus´presents. In this región, families are extremely large so it is a bit crazy. My family on itself is large but also multicultural.

 This year for various reasons, we could not meet with all their family, so we decided to make our own christmas. We went to our host great-grandma´s house. There, we opened the presents. Suim and i had presents too! It was good night.

 The next day, December 24th, I called my parents to talk to them. Eventhough I am a strong person, I miss them on days like this; but do not tell them, they Will get sensible 😉. That day we did not do anything in special. We prepared everything for the next morning, we bought food, we chatted and played basketball outside a bit since Christmas in Louisiana are in short sleeve eventhough it is Winter. Before the kids went to bed, our hostmom read us a typical christmas book and the southern version. She also asked me if i could write the children´s names on their stockings and i accepted.

We went pretty late to bed preparing everything for the next morning. The kids woke us up at 7:30 am to open the presents. Eventhough we were all sleepy, we had fun unwrapping them and playing with our stuff. We ate steak, something that they do not eat often because it is expensive.

 New Year nevertheless, was not that exciting. Here, they do not hangout all together toe at twelve grapes; there aren´t bells. So I decided toe at them with my family through facetime besides my korean sister Suim. We had so much fun that she told me she was going to do it every other year eventhough she would be in Korea. So yes, at 5 pm it was 12 am.

 The night after we went to our host great-grandma´s house where we ate three typical southern food: cabbage (health), black eye peas (money) and ham (prosperity). That same night we watched Fireworks on our own yard! To finish the day, Suim and I meditated in our room about this year and we took a stock of everything.

 If all these surprises were not enough, our host mom told us that: she was pregnant of her seventh baby!

 As a last thought, I just wanted to say that, as an Exchange student that is always smiling, there is nothing wrong about crying sometimes, about missing. In the end this experience is never what we expect; it is a non-expected but obvious shock. We just need to get the positive side and take as much advantage of it as possible.

 Make memories. Make your time worth it.

 

 

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Sofía C en Canadá – Capítulo 5 – Emociones

    CAPITULO 5 Tantos contrastes, tantos sentimientos y emociones… me he dado tiempo, lo...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 6 – Enero, un mes pasajero

    Enero, un mes pasajero.Nada es perfecto. Pero eso no es nada malo; a veces la vida...

Elena S. en EE.UU. – Capítulo 5 – Navidad en California J1

    ¡Hola de nuevo! Sí, lo sé, he tardado en escribir mi capítulo de diciembre dos...

Inés S. en Canadá – Capítulo 4 – Navidad en Halifax, Nova Scotia

    ¡Hola a todos!Os escribo de nuevo tras una laaaarga ausencia, pero ya estoy de...

Paula MP. en EE.UU. – Capítulo 5 – Diciembre, un mes de montaña rusa

    DICIEMBRE, UN MES DE MONTAÑA RUSA Nunca pensé que esta experiencia sería tan...