Después de los nervios precampamento y la preparación, al fin hemos llegado a Foz, hemos bajado del autobús y allí nos estaban esperando nuestro grupo de monitores (Perry, Annie y Alba). Ya con nuestras maletas en mano hemos caminado hasta el hostal y las hemos dejado allí aparcadas en un rincón, porque ahora no las necesitamos.

Hemos subido directos al tercer piso y lo primero que hemos hecho han sido unos juegos de presentación, hemos comenzado con el juego de decir nuestro gesto con un nombre y luego todo el grupo lo repetía y el pistolero, en el que si quieres sobrevivir has de ser el más rápido disparando el nombre de tu adversario, también hemos jugado al «suporter», en el que a través del clásico de piedra, papel o tijera debíamos ir consiguiendo seguidores que nos animarán hasta llegar al gran duelo final. Y ahora que más o menos sabemos casi todos los nombres, nos han dividido por grupos, hemos creado nuestras propias normas de los diferentes espacios y se las hemos presentado a nuestros compañeros, además, las hemos colgado en nuestro punto de encuentro para tenerlas siempre en mente. Luego nos han dado un pequeño detalle, nuestra mochila de LK con la agenda y el bolígrafo a juego, ¡ahora ya si que estamos preparados para la acción!

Y ya ha llegado el momento del reparto de las habitaciones (las chicas estamos en la primera planta y los chicos en la segunda), de hacer las camas y de colocar nuestras cosas en los armarios, la verdad es que hacer la cama para algunos de nosotros ha sido todo un reto.

Después de haber preguntado entre unas 100 y 200 veces qué cuando comíamos, ha llegado la esperada hora de la comida, hemos devorado y repuesto fuerzas, y cuando hemos terminado, dientes, mochila hecha y directos al tercer piso, no hay tiempo que perder. Allí nos esperaban nuestros monitores para hacer un juego muy divertido «scattergories», nos hemos puesto por grupos, nos han repartido unas hojas y nos daban una lista de letras por las que tenían que empezar nuestras palabras y hemos tenido que ir diciendo diferentes nombres de personas, animales, partes del cuerpo, ropa… entre otras.

Luego con las mochilas en la espalda nos hemos ido dando un paseo hasta el otro edificio y allí hemos jugado a “Encuentra a alguien que….”, el cuál consistía en que teníamos que ir preguntando a nuestros compañeros hasta encontrar a alguien que tuviese más de tres hermanos, alguien a quien le encantase el brócoli e incluso a alguien que hubiese salido más de tres veces del país.

Tras esto tocaba la merienda y ahora ya se va acercando el momento que todos esperábamos, el paddle surf y el kayak, con uno a través de nuestro propio equilibrio y el otro gracias a la coordinación con nuestro compañero, hemos llegado bien lejos, ¡por cierto!, hemos tirado a algún que otro compañero por ahí y bueno, hemos llegado empapados, pero con una sonrisa en la cara.

Después, necesitábamos una buena ducha. Reponemos de nuevo fuerzas con la cena, pues nos espera el gran Scape room, primero hemos visto un pequeño vídeo explicativo y luego ha empezado el juego, el cual se ha basado en diferentes pruebas, la primera ha sido encontrar las llaves por todo el edificio, cuando las hemos tenido todas ha comenzado lo difícil, coger las cajas, abrirlas y empezar a resolver las pruebas que nos esperaban dentro, ha habido de todo, acertijos, laberintos, resolución de códigos… y al final hemos obtenido la palabra para salir: NAUTILUS.

Y hasta aquí el día de hoy, que ha sido muy largo, muy intenso, pero…..¡muy divertido! Ya nos vamos a descansar, pero mañana, estad atentos, ¡porque tendremos más aventuras que contaros!