¡Muy buenas familias!

Después de los preparativos y de los nervios precampamento, al fin hemos llegado a Cambados, nos han recibido nuestro grupo de monitores (Chloe, Borja y Alba), hemos cogido nuestras maletas y todas nuestras ganas y ¡para dentro!

Hemos entrado y las hemos dejado en nuestro «Meeting point» (punto de encuentro), y nos hemos ido directos a hacer unos juegos de presentación, para conocernos un poco más, y para que los monitores/as se fuesen aprendiendo nuestros nombres, hemos hecho el juego de decir nuestro gesto con nuestro nombre y luego todo el grupo lo repetía; el pistolero, en el que si quieres sobrevivir has de ser el más rápido disparando el nombre de tu adversario, y la macedonia, que depende de la fruta que nos dijesen, teníamos que decir un nombre u otro. Y ahora que ya nos conocemos un poco mejor, lo hemos puesto en práctica con el suporter, en el que a través del clásico de piedra, papel o tijera debíamos ir consiguiendo seguidores que nos animarán hasta llegar al gran duelo final en el que sólo podía quedar uno.

Pero, aquí no termina nuestra mañana, nos han dividido por grupos, hemos creado nuestras propias normas de los diferentes espacios y se las hemos presentado a nuestros compañeros, hemos hecho un gran esfuerzo con el inglés. Luego nos han dado un pequeño detalle, nuestra mochila de LK con la agenda y el bolígrafo a juego, ¡ahora ya si que estamos preparados para la acción!

Llega la hora de la repartición de habitaciones, cogemos nuestras maletas, vamos para allá y ….¡somos todos vecinos!, ahora toca enfrentarnos a las fundas de almohada y a abrir nuestros sacos y dejarlos listos para la noche y…¡prueba superada!

Hemos aprovechado que la lluvia nos ha dado un poco de tregua y con nuestros abrigos bien abrochados, nos han hecho un tour por las instalaciones, es todo muy bonito.

Luego, después de haber preguntado entre unas 100 y 200 veces qué cuando comíamos, ha llegado la esperada hora de la comida, hemos devorado y repuesto fuerzas, y cuando hemos terminado, nos han enseñado una canción con mucho flow para lavarnos los dientes (ya os la cantaremos en casa) y hay un pez por ahí suelto que nos va ganando…

Tras lavarnos los dientes y para acompañar a la digestión, ¡ha llegado la hora del bingo!, al principio a algunos no nos ha entusiasmado la idea, peeero, cuando iban quedando pocos números, ha sido más intenso pues todos queríamos cantar……¡bingooo!, al final hemos tenido a un ganador, el cual se ha llevado un pequeño detalle.

Y ahora que ya estamos listos de nuevo, continuamos nuestra tarde con una variedad de juegos de cohesión y cooperativos para hacer grupo, como, el pañuelo doble, en el que hemos corrido como si no hubiese un mañana por nuestro equipo; el deshacer el nudo, dónde necesitábamos la colaboración de todo el mundo como un gran engranaje para que funcionase bien; una carrera con pelotas, por arriba y por abajo, nos hemos reído muchísimo, pero hemos corrido aún más; otro que nos ha encantado ha sido el de evolución, en el que también con piedra, papel o tijera, teníamos que pasar de ameba a monitor, pasando por animales como el cangrejo, el águila o la rana, entre muchos otros.

De nuevo el hambre llamaba a nuestra puerta, así que se la hemos abierto de par en par y ahí llegaba la hora de la merienda, chocolate con pan para algunos y otros hemos preferido manzanas.

Tras la merienda, nos hemos convertido en investigadores, hemos hecho nuestros propios grupos y hemos tenido que ir a buscar y a recopilar información de diferentes pájaros que habitan en Galicia, hemos practicado mucho vocabulario y hemos tenido que hacer estrategia de equipo para intentar averiguar lo máximo de cada pájaro, ahora casi casi somos ornitólogos preguntadnos por algún sonido en casa, ¡son muy graciosos!

Y ya, ha llegado la hora de la ducha y del Talking to myself, donde nos han hecho reflexionar sobre el día de hoy, sobre cómo nos hemos sentido y qué hemos aprendido, ha sido muy interesante escucharnos los unos a los otros y compartir diferentes emociones vividas y palabras aprendidas.

Reponemos de nuevo fuerzas con la cena, y ya estábamos listos para seguir con la velada: «Cows at night», nuestros monitores se han convertido en animales y se han escondido, por equipos, juntos como una piña, en silencio y con la linterna en la mano, hemos tenido que buscarles y conseguir que nos firmasen nuestra hoja de recopilación de firmas, la verdad es que estábamos algo cansados y pensábamos en la cama, pero aún así, nos lo hemos pasado genial.

Luego a lavarnos de nuevo los dientes, a compartir espacios con nuestros compañeros de habitación y bueno, pijama y a la cama, además, tenemos la suerte de poder dormir con nuestros profes, así que, vamos a descansar muchísimo.

Como podéis ver el día, aunque corto, ha sido intenso y ha dado para mucho, pero mañana no va a ser menos y todavía nos queda camp por delante, así que, ya estamos recargando las pilas, mañana os contaremos más familias.