Después de los nervios precampamento y la preparación, al fin hemos llegado a Foz, hemos bajado del autobús y allí nos estaban esperando nuestro grupo de monitores (Chloe, Boris y Alba). Ya con nuestras maletas en mano hemos caminado hasta el hostal, las hemos dejado allí aparcadas en un rincón, porque ahora no nos la necesitamos.

3ª planta y ¡a empezar!, lo primero que hemos hecho han sido unos juegos de presentación, primero, el juego de decir nuestro gesto con un nombre y luego todo el grupo lo repetía y el pistolero, en el que si quieres sobrevivir has de ser el más rápido disparando el nombre de tu adversario. Y ahora que más o menos sabemos casi todos los nombres, nos han dividido por grupos, hemos creado nuestras propias normas de los diferentes espacios y se las hemos presentado a nuestros compañeros, además, las hemos colgado en nuestro punto de encuentro para tenerlas siempre en mente. Luego nos han dado un pequeño detalle, nuestra mochila de LK con la agenda y el bolígrafo a juego, ¡ahora ya si que estamos preparados para la acción!

Pero, aquí no termina nuestra mañana, pues hemos estado haciendo una gran variedad de juegos, como el de «followers» (los seguidores), en el que a través del clásico de piedra, papel o tijera debíamos ir consiguiendo seguidores que nos animarán hasta llegar al gran duelo final; el director de orquesta, en el que teníamos que seguir los gestos y sonidos que iba haciendo una persona y otra tenía que adivinar quién era en menos de tres oportunidades y por último, hemos jugado al policía, asesino y ladrón, en el que un simple apretón de manos te podía matar y que alguien caminase cerca tuyo podría devolverte a la vida.

Y ya ha llegado el momento del reparto de las habitaciones (las chicas estamos en la primera planta y los chicos en la segunda), de hacer las camas y de colocar nuestras cosas en los armarios, la verdad es que hacer la cama para algunos de nosotros ha sido todo un reto, pero lo hemos superado.

Luego, después de haber preguntado entre unas 100 y 200 veces qué cuando comíamos, ha llegado la esperada hora de la comida, hemos devorado y repuesto fuerzas, y cuando hemos terminado, dientes, mochila hecha y directos a la playa, no hay tiempo que perder.

Al llegar, lo primero ha sido ponernos crema, y lo segundo empezar a jugar, primero ha tocado el de evolución, en el que con piedra, papel o tijera, teníamos que pasar de ameba a t-rex, pasando por animales como el cangrejo, la mariquita o la rana, entre muchos otros; luego, ha tocado el uno contra todos, al principio no lo pillábamos muy bien, pero cuando lo hemos entendido por completo, hemos jugado tres rondas más, ¡nos ha encantado!; por otro lado, qué vamos a ser, podíamos elegir entre zombies, cerebros o gigantes, para luego ir a cazar al otro equipo o huir de ellos.

Merienda y llega el momento del selfie-quiz por Foz, nos hemos dividido en tres grupos y hemos ido cada uno con un monitor, teníamos que pasar diferentes pruebas y encontrar cosas distintas por toda la ciudad, ¡nos ha encantado!

Después, necesitábamos una buena ducha y el Talking to myself, donde nos han hecho reflexionar sobre el día de hoy y de sobre cómo nos hemos sentido.

Reponemos de nuevo fuerzas con la cena, pues nos espera el gran Scape room, primero hemos visto un pequeño vídeo explicativo y luego ha empezado el juego, el cual se ha basado en diferentes pruebas, la primera ha sido encontrar las llaves por todo el edificio, cuando las hemos tenido todas ha comenzado lo difícil, coger las cajas, abrirlas y empezar a resolver las pruebas que nos esperaban dentro, ha habido de todo, acertijos, laberintos, resolución de códigos… y al final hemos obtenido la palabra para salir: NAUTILUS. El equipo ganador se ha llevado una dulce recompensa.

Y hasta aquí el día de hoy, que ha sido muy largo, muy intenso, pero…..¡muy divertido! Ya nos vamos a descansar, pero mañana, estad atentos, ¡porque tendremos más aventuras que contaros!