El sábado tocaba ¡¡día en Brighton!! Esta maravillosa y bonita ciudad al sur de Inglaterra recibe aproximadamente a ocho millones de turistas al año, así que os podéis hacer una idea de lo interesante que es. Primero, al llegar, nos hicieron un breve tour por el puerto, y adentrándonos un poco en la ciudad hasta llegar al Royal Pavilion, precioso palacio construido con temática oriental por Jorge IV como retiro espiritual. Desde aquí nos dejaron unas horas de tiempo libre para irnos a comprar cosas, comer o dar un paseo por los típicos lanes, o callejones estrechos en que nos podemos encontrar diferentes tiendecitas y lugares para comer. Al acabar el tiempo libre, volvimos al Royal Pavilion y entramos a visitar el museo que alberga el palacio, con una visita guiada en la que se nos explicaban las diferentes características de cada habitación del pabellón, como la sala de estar, el comedor donde el futuro rey congregaba a las diferentes figuras políticas y de las altas esferas de la época, entre otras.

Al acabar la visita, nos fuimos de vuelta al bus para volver a Ramsgate. Alguno que otro, aprovechó estas dos horitas largas de trayecto para echarse una buena siesta 😀