Hello hello!

Un nuevo día que termina en tierras inglesas… no nos podemos creer que esto ya esté más cerca del final que del principio!

Hoy, como sabéis, al ser domingo, nos ha tocado nuestro segundo día de excursión fuera, que en este caso hemos aprovechado para movernos hasta la ciudad vecina de Bristol. Y menudo día más bien aprovechado!

Por la mañana quedamos ya directamente en la estación de buses, ya que los buses de todos los chicos parán ahí, para todos juntos caminar hasta la de trenes, que está al ladito mismo. El tren de Bath a Bristol tarda muy poco, tan solo un cuarto de hora, así que genial!

En cuanto pisamos Bristol, nos montamos en un autobús que nos llevó hasta lo más alto de la ciudad, para comenzar la excursión por lo grande: por el Clifton Suspension Bridge. Construido en 1864, es el lugar más icónico de la ciudad, con unas vistas espectaculares de todo Bristol que quitan el hipo. Hemos aprovechado para sacar un montón de fotos muy chulas, mirad la galería, mirad! 🙂

Tras esta primera visita, el resto del camino lo hemos hecho andando, con diferentes paradas en los diferentes lugares dignos de ver. El siguiente lugar que visitamos fue la University of Bristol, que aunque después de las que vimos ayer en Oxford puede verse un poco menos impresionante pero que, la verdad, comparada con las que tenemos en España… sigue siendo una delicia!

Tras la Universidad,  nos hemos dirigido a la Cabot Tower, torre construida 1890 para conmemorar el 400 aniversario del viaje de John Cabot desde Bristol a esa tierra que más adelante llamaríamos Canadá. Todos nos hemos aventurado a subir a lo más alto de la torre, y aunque reconocemos que daba un poquillo de vértigo jajaaj las vistas desde su pico son impresionantes.

Después de esta subida, continuamos descendiendo hacia el centro de la ciudad, para descubrir otro de sus monumentos más famosos: la Bristol Cathedral, fundada nada más y nada menos que en 1140.

A continuación, y después de sacar unas cuantas fotos, nos encaminamos hacia Millenium Square, una moderna plaza con monumentos que juegan con el agua y las cascadas. En el camino a la plaza, no perdimos la oportunidad de animar a un montón de ciclistas que participaban en una carrera de ciclismo femenino. Ole! 🙂

Una vez en Millenium Square, les dimos algo de tiempo libre a los chicos, ya que después de tanto y tanto caminar, lo estaban deseando. Así, aprovecharon ese tiempo para pasear por el Waterfront, la zona del puerto de Bristol, precioso, con tiendas, restaurantes, mercados al aire libre, músicos callejeros…

La verdad es que Bristol es una ciudad que no deja indiferente al que la visita!

Una vez finalizado el tiempo libre, nos dirigimos, pasando por nuestra última parada, Queen Square, hacia la estación de tren, dando por finalizada la excursión de este domingo que tanto nos ha gustado a todos.

Ahora, todos a cenar y a reponer energías… que mañana es nuestro último día completo en Bath! Qué rápido está pasando todo… Time flies when you are having fun, como dicen aquí 🙂

Y eso es todo por hoy, estad pendientes que mañana… más, pero no mejor, porque es imposible! 😉