¡Primer día de minicamp en Calarreona, Murcia!

Ha sido un día lleno de actividades y energía. El autobús ha llegado prontito por la mañana, hemos dejado aparcadas las maletas, y rápidamente nos hemos puesto a jugar, que es de lo que realmente teníamos ganas.

Unos juegos de presentación, porque somos un grupo grande, 50 niños y niñas, y de diferentes cursos, y claro, hay que aprenderse los nombres de todos y todas las compis de campa… Pero los juegos de presentación han sido, como no podía ser de otra forma, en la playa, que la tenemos a pie de albergue, una preciosa calita semiprivada para disfrutar sin interferencias. Cuando hemos terminado de correr y saltar en estos primeros momentos de campa, nos hemos acomodado en el gran salón de actos que tenemos para jugar, y hemos redactado entre todos y todas las normas que vamos a seguir durante el campamento, en ingles, por supuesto, normas sobre las habitaciones, el comedor, los baños, la playa, y el trabajo en equipo y el compañerismo en el grupo. Lo hemos hecho divididos en grupos, así que cada grupo después ha expuesto las normas que ha redactado para explicárselas al resto. Nada más terminar se han repartido los regalos de LK, unas estupendas mochilas azules, que vamos a usar mucho durante el campa, con un cuaderno y un boli en su interior. Después hemos salido a dar una vuelta para conocer el recinto en el que nos alojamos. Es muy amplio, en primera línea de playa, con un gran comedor, salón de actos un patio enooooorme y muchos recovecos, varios árboles que nos protegen del sol en las horas más fuertes, y, por supuesto, dos grandes pabellones con varias habitaciones para alojar a toodo el grupo. Las habitaciones tienen varias literas y estamos divididos en grupos de 4 o 6 personas por habitación. Hemos dejado nuestros equipajes en nuestras respectivas nuevas habitaciones, hemos hechos las camas, y nos hemos ido a comer. ¿Pasta carbonara gratinada con ensalada! De postre pera.

Después, durante la digestión, hemos jugado dos apasionantes bingos, ¡que emoción! nunca nos imaginamos que el bingo pudiera ser tan cautivador.

Y por fin ha llegado el momento, nos hemos ido a pasar la tarde a jugar a la playa. Hemos jugado a batallas de calcetines, al pistolero, a followers, y a un super balón prisionero, a un montón más de juegos, hemos corrido, reído, saltado, corrido, y por supuesto, nos hemos dado un gran baño en la playa toooodo el campamento junto. Hemos saltado muchísimas olas.

Al terminar, nos hemos ido a duchar, y a hacer la actividad de «Talking to Myself» en la que hemos hecho un gran repaso mental a todo el día, desde la mañana, en nuestras casas y cogiendo el autobús, hasta ese mismo instante, revisando los mejores momentos, y las nuevas palabras y expresiones aprendidas. Con los resultados hemos hecho unos grandes murales con nuestras manos. ¡Y a cenar! Pollo asado, con patatas asadas y una gran ensalada, y de postre, natillas de chocolate, ¡qué ricas!

Nos hemos abrigado un poco, y, linterna en mano, nos hemos preparado para la actividad nocturna. Divididos en 6 equipos, hemos afinado nuestros oídos para encontrar a unos animales que había perdidos por todo el campamento. Y qué sorpresa cuando descubrimos que cada animal nos tenía preparada una alocada prueba, torres humanas, coros animales, trabalenguas en ingles, retos con la pelota,… Y para terminar, con las pistas que nos han ido dando hemos creado historias, cada cual más alocada y mágica que la anterior, que luego hemos representado para todos nuestros compañeros y compañeras.

Después de todo este agitado día, y con los ojillos ya cansados, nos hemos ido a dormir, a pasar la primera noche con nuestros amigos y amigas en este nuevo lugar, donde aún nos quedan muuuuuchas aventuras que vivir.

Os dejamos una fotitos de resúmen de nuestro día. Esperamos que las disfrutéis mucho.

 

¡Un abrazo enorme y hasta mañana!