Good evening everyone!!! 🙂

Por fin llegó el día más esperado por todos… ¡¡el viaje a Londres!!

Un viaje lleno de emoción, ilusión, diversidad cultural, historia y esplendor en el que se puso a prueba nuestra resistencia y el aguante de nuestras piernas a través de largas caminatas. Para aprovechar al máximo el día, madrugamos un poquito más de lo habitual, it is the early bird that catches the worm. A las 8 de la mañana estábamos todos, con legañas incluidas, en nuestro meeting point.

Tras un trayecto de unas dos horas en autobús llegamos a Londres, nos bajamos justo enfrente del Museum of Science. Estuvimos allí una hora, la cual aprovechamos para descubrir sobre el funcionamiento de la vida. La verdad es que a algunos nos encantó ver qué artefactos usaban nuestros antepasados, cómo hemos evolucionado y qué nos depara el futuro.

Una vez que salimos del museo, empezamos nuestro walking tour bajo la lluvia. Y es que estamos en Reino Unido, algo de agua siempre nos va a tocar. ¡Algunos dicen que es la esencia del país… nosotros tenemos nuestras dudas! A pesar del bad weather, caminamos por la ciudad a un buen ritmo fijándonos en cada pequeño detalle. Poco después, llegamos al Buckingham Palace, la residencia oficial de la reina Elizabet II en la ciudad. En lo alto del palacio lucía la Union Jack, como se conoce la bandera de Inglaterra, lo cual según el protocolo, indica que la reina se encuentra en la ciudad.

Seguimos nuestra caminata hasta llegar a los sitios más emblemáticos de London. Vimos el London Eye, que es la noria y mirador situada en la orilla del Río Támesis. También, a su lado, la Westminster Abbey y la Elizabeth Tower. Aunque mucha gente piense que esta última torre se llama Big Ben, no es así. El Big Ben, teóricamente, es la gran campana del reloj. Sin embargo, no pudimos verlo como quisiésemos, están en obras y hasta dentro de unos cuatro años no acabarán, pero… mejor así ¡ya tenemos excusa para volver!

Acto seguido, y mientras comíamos nuestros packed lunch para recuperar fuerzas, paseamos hasta Trafalgar Square, sacamos alguna que otra foto para nuestro Instagram y a continuación fuimos hasta Picadilly Circus. Allí tocó el momento para algunos tan esperando: el free time para conocer mejor y disfrutar de la ciudad por nosotros mismos. Según nos contaron les encantó descubrir sitios tan chulos como Chinatown, un barrio muy colorido de apariencia totalmente asiática; o la Leicester Square, donde pudieron ver el Odeon, uno de los cines más importantes de Londres donde tiene lugar las premieres de los grandes estrenos en cartelera. También aprovecharon para hacer parada en la mítica tienda de M&M’s y en las de souvenirs, donde los chicos compraron los recuerdos que se quieren llevar para casa. Seguro que alguno os lleváis algún regalillo ¡ya veréis! 🙂

Finalmente, nos reunimos todos de nuevo en Picadilly Circus (incluso nos encontramos, y unimos al otro grupo de LKers del cole. Evidentemente, tenemos pruebas gráficas) y nos dirigimos de nuevo al bus rumbo a Ramsgate. Fue un día intenso, pero divertido y emocionante. Mañana más, nos toca visita a Canterbury!

Un abrazo grande!!!