Visiting Glendalough & Kilkenny

Estimadas familias,

¡Por fin sábado!

Nuestro día comenzaba muy tempranito, y gracias a Dios sin lluvia, aunque con frío.

Tras haber establecido nuestro meeting point a las 08.30 de la mañana en mismo corazón de la ciudad, donde se encuentra The Spire, nos encontramos con nuestro compañero Naill, activity leader nativo, quien nos acompañó durante tooodo el día. Gracias a él, aprendimos muchísimas curiosidades y anécdotas no solo de esta ciudad y las visitadas, sino del país en general.

Y, a las 09.00, conocíamos también a Dominus, nuestro guía y conductor a lo largo del viaje. ¡Y cómo hablaba! Tanto que, siendo sinceros, a alguno se le fue cerrando el ojo entre trayecto y trayecto. Eso sí, también gracias a él conocimos muchas peculiaridades históricas y culturales de Irlanda, en especial de Glendalough (que significa, el Valle de los dos lagos), y de Kilkenny.

Glendalough se encuentra entre las montañas del condado de Wiclow, y es uno de los enclaves más bellos de Irlanda. Aquí están los restos de un importante centro monástico, pero lo realmente impresionante es su espléndido entorno natural.

Las casi 2 horas que estuvimos allí se nos pasaron volando entre explicaciones, paseos, y fotos, y en seguida nos poníamos rumbo al segundo destino del día: Kilkenny.

Tras, lo primerísimo de todo, almorzar para reponer pilas y energía, Niall nos explicaba algunas anécdotas de la ciudad. Kilkenny es famosa por muchas cosas: su bulliciosa actividad artesanal, callejuelas adoquinadas y, sobre todo, por sus 1000 años de historia. Además, estuvimos paseando por los jardines de su castillo medieval, totalmente reformado en época victoriana, y desde donde comenzamos un mini tour por la calle principal hasta su histórico monasterio.

Muertos como estábamos, aún tuvimos ganas de llegar de vuelta a Dublín y dar un paseo por el centro, antes de estar de vuelta con nuestras hosts para recargar batería para mañana. ¡Aquí os dejo con algunas fotos!