Inés S. en EE.UU. – Capítulo 4

¡Hola  a todos!

Os escribo un día más para contaros algunas experiencias que he vivido recientemente.

Una de ellas, Halloween. Lo que hacemos en España no es nada en comparación con esto. Mi Halloween fue espectacular; el domingo previo tuvimos una fiesta con todos los estudiantes  internacionales de la zona. Había un concurso de disfraces, también un concurso de tallar la calabaza. Los equipos se formaban por nacionalidades: los italianos con los italianos, los checos con los checos… Como yo era la única española, me uní a los tailandeses, que resultaron tener un don con la calabaza y ser super majos. La fiesta fue muy divertida porque llegas a conocer a mucha gente de otros países que están viviendo la misma experiencia que tú, pero que provienen de sitios muy diferentes. Fue una gran tarde.

Ya en el mismo día de Halloween nos dejaban llevar nuestros disfraces al colegio. Todo el mundo, incluido profesores (esa norma de que si eres muy mayor no te disfrazas no vale) iban disfrazados. He de decir que fue digno de recordar. Al final del día, hicimos un “black-out prep rally”, que como ya sabéis, es una preparación del ambiente para el partido de “football”, pero que en este caso es a oscuras. ¿Y con que nos alumbramos? Con luces fluorescentes o, en el caso de la banda, con instrumentos fluorescentes; o como en el caso del grupo de baile,  con ropa fluorescente. Ya de por si amo las prep rallys,  pues imaginaos ésta.

La segunda cosa que quería contaros era cómo he vivido las elecciones del “mid-term” que acontecieron hace un par de semanas. Estas elecciones se celebran dos años después de elegir al presidente, de ahí su nombre. La fecha coincide con la elección de Abraham Lincoln como presidente de los Estados Unidos. Aunque no se elige presidente, no por ello son menos importantes. Lo que se elige son dos cosas: a una parte de la Cámara de Representantes y a miembros del Senado.

La familia me llevó a “votar” porque aunque yo no puedo votar,  ya que ni soy ciudadana estadounidense ni soy mayor de edad,  tuve la oportunidad  de, en su nombre, marcar las casillas en las máquinas de voto. El sistema, según mi opinión, es más sencillo que en España. En algo parecido a un ordenador, uno marca de qué partido es, de modo, que conforme vas avanzando,  ya están marcados los candidatos de ese partido. En el caso que no quieras votar por ellos, se puede cambiar.

Una de las cosas que me llamó la atención aquí es cómo lo viven. Me explico, desde que llegué hace tres meses ya se estaban preparando para las elecciones, haciendo eventos, meetings… Otra costumbre de aquí es que cada uno decora la fachada de su casa con los carteles de los candidatos que van a votar. A mí esto al principio me chocó un poco porque aquí aunque no conozcas al vecino,  todo el mundo sabe perfectamente a quién va votar.  Estoy acostumbrada a que en España esto sea un poco más privado, y aquí de privado no tiene nada. También es que aquí se lo toman muy pero que muy en serio, va como en el ADN y lo defienden a muerte, incluso la gente de mi edad, cosa que es un poco chocante para mí. Aunque ver otras perspectivas es siempre interesante.

Hasta la próxima.

 

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 16

    ¡Hola a todos!Os escribo ya desde España. Mi host sister se vino de vuelta conmigo y...

Manuela P. en Canadá. – Capítulo 10

    hola otra vez!Ya estamos oficialmente en la cuenta atrás...y no me lo creo. Hoy no...

Elena M. en Canadá – Capítulo 18

    EL FINALEsta experiencia en Canadá ha sido toda una aventura y no podía acabarse así...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 15

    ¡Hola a todos!Tristemente ésta será una de las últimas entradas de mi blog, debido a...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 14

    ¡Hola a todos!En el blog de hoy os quería hablar sobre prom, “a dream come...