Laura P. En EE.UU. – Capítulo 4

CAPÍTULO 4: El cumpleaños del padre

Hola a todos! Estos días he estado un poco más desconectada porque he estado haciendo varias cositas!

Hace dos findes fue el cumpleaños de mi padre americano y vinieron sus padres desde California. La verdad es que echamos muy buenos ratos juntos y puedo decir que cuando se fueron fue bastante triste.

El primer día que estuvieron con nosotros los conocí en un partido de tenis, que era allí donde habíamos quedado, la verdad que al principio me daba un poco de vergüenza por qué podrían pensar en mi al verme, pero en seguida me sentí súper acogida por ellos.

Lo primero que hicieron fueron darme un abrazo cada uno, y la abuela me dijo, “hemos oído hablar mucho de ti y todo cosas maravillosas”, ahí fue el momento en el que esbocé una sonrisa tonta; y el abuelo lo primero que me dijo fue “hola, ¿cómo estas? (En español) jajjajaa yo la verdad que me esperaba de todo menos que me dijera eso, me quedé muy sorprendida, y me pareció una muestra de interés hacia mí por su parte.

Ese día fuimos a cenar a un restaurante que se llamaba “whataburguer” en el que pasamos un increíble rato juntos y fue una buena oportunidad para conocernos mejor, me estuvieron contando anécdotas que habían vivido juntos, o cómo se conocieron, o me contaban situaciones embarazosas sobre el padre jajajjaja, esa noche me acuerdo que llegamos tardísimo a casa, pero mereció mucho la pena.

El viernes fui al instituto y vinieron a buscarnos los abuelos al salir de clase, fuimos a dejar las mochilas a casa y nos fuimos a ver un partido de fútbol americano todos juntos, cenamos allí todos viendo el partido y lloramos todos juntos nuestra derrota jajajaja 🙁

El sábado fue un día de tormentas, así que nos quedamos todos en casa jugando a juegos de mesa y comiendo helado juntos, jugamos al monopoly en cartas (mola mucho más que el monopoly de tablero) y a un juego de vías de trenes, que consistía en conectar países.

Ese día cenamos todos juntos en casa, la madre hizo una cena que estaba para chuparse los dedos, y la abuela hizo una tarta de manzana y unos cruasanes rellenos de chocolate… increíbles, cada vez que me acuerdo se me cae la baba.

El domingo fueeeee EL CUMPLE DEL PADRE!

Ese día nos levantamos y fuimos a la iglesia como todos los domingos y después nos fuimos a un restaurante mexicano a celebrar el cumpleaños, estuvimos allí todos juntos pasando un buen rato, y comiendo comida demasiado picante para mi gusto jajajaja, pero lo mejor de esa parte fue cuando vinieron los mexicanos con las guitarras y los sombreros a cantarle al padre un recital de canciones y por último la de “feliz cumpleaños”. Cada vez que me acuerdo de la cara que tenía el padre en ese momento, con todo el mundo mirando es inevitable no reírse!

Después de comer, nos fuimos a una granja, puede sonar aburrido el ir a una granja, pero era una granja que también vendía calabazas! Y estuvimos allí haciendo el bobo y dando la nota con las calabazas!!. Estuvimos haciendo multitud de fotos todos juntos (que podréis encontrar debajo) y por la noche a abrir los regalos!

Y finalmente… El lunes se fueron mis abuelos americanos 🙁 la verdad es que fue muy triste, me habían tratado como si fuera su nieta desde que me conocieron.

Y antes de venir a casa me mandaron una postal desde California, en la que me decían que tenían muchas ganas de conocerme, la verdad que no me pudo hacer más ilusión.

Yo os recomiendo intentar pasar el mayor tiempo posible con vuestra familia, no os quedéis encerrados en la habitación vosotros solos, que, a parte de no mejorar vuestro inglés, lo único que hacéis es estar distantes y estar perdiendo la oportunidad de entablar cada vez una mejor relación con ellos. ¿Sabéis que ilusión me hizo el otro día que el padre viniera y me dijese ¨Laura, dame un abrazo, que en este poquito tiempo te has convertido en otra hija para mi, ya eres más que un miembro de esta familia¨? Pues no os podéis ni imaginar qué sensación es que te digan eso cuando estás en una familia completamente diferente a la tuya, es INCREÍBLE, casi me pongo hasta llorar de la emoción. O cada vez que la madre me presenta a sus amigos como ¨su hija de España¨; o cuando mis hermanas americanas hablan con sus amigos y me llaman ¨sister¨, es gracioso porque ya la gente les dice ¨¿dónde está vuestra otra hermana?¨.

Así que de verdad, salir de vuestra habitación y abriros que después de eso vais a experimentar cosas increíbles y momentos maravillosos con ellos como los que he experimentado yo y como los que sigo experimentando en mi día a día, y si tenéis la oportunidad de conocer a otros miembros de la familia, no os quedéis atrás y hacerlo, que es una sensación muy bonita.

Además, los próximos miembros que voy a conocer son a mis tíos americanos, que vamos de vacaciones en Thanksgiving una semana a Colorado con ellos, suena ahora mejor eh… jejejeje.

Nos vemos en el próximo capítulo!

(Si tenéis alguna pregunta no dudéis en hacerla en los comentarios.)

¿Quieres ver otros blogs de nuestros estudiantes de Año Académico en el extranjero?

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 17

    ¡Hola a todos!Vuelvo a hacer una entrada que nunca pensé que pudiera tener la...

Laura P. En EE.UU. – Capítulo 10

    Holaa a todos! Esta es mi última entrada al blog sobre mi año escolar en EEUU,...

Inés S. en EE.UU. – Capítulo 16

    ¡Hola a todos!Os escribo ya desde España. Mi host sister se vino de vuelta conmigo y...

Manuela P. en Canadá. – Capítulo 10

    hola otra vez!Ya estamos oficialmente en la cuenta atrás...y no me lo creo. Hoy no...

Elena M. en Canadá – Capítulo 18

    EL FINALEsta experiencia en Canadá ha sido toda una aventura y no podía acabarse así...